Escucha esta nota aquí

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, decretó este sábado el estado de excepción en el país como consecuencia de una inusual actividad del volcán Cotopaxi -situado en el centro andino del país- que ha emanado ceniza y flujos piroclásticos, lo que obligó a una evacuación preventiva de algunas poblaciones.

Correa dijo que el estado de excepción le permite "sacar recursos de donde sea, excepto educación y salud, para atender una potencial emergencia"; y movilizar los materiales "que sean necesarios, incluso privados: tomar un carro, un camión y llevarlo a Cotopaxi a ser necesario, transportar gente, etcétera".

El estado de excepción, que no podrá extenderse por más de sesenta días, está exclusivamente relacionado con el proceso eruptivo del volcán Cotopaxi.

Con el decreto "se declara la movilización nacional en todo el territorio nacional" para enfrentar la emergencia y "todas las requisiciones que sean necesarias, de conformidad con las ordenes que establezca el gabinete sectorial de seguridad, pudiendo suspender los derechos constitucionales a la inviolabilidad de domicilio, de tránsito, de reunión y de correspondencia".

Al leer el decreto el secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, aclaró que ello aplica "exclusivamente en la medida y proporción necesarias para enfrentar la emergencia. Se prohíbe la suspensión de estos derechos para otros fines que no sean los aquí establecidos", recalcó.

Encendió la alerta
El volcán Cotopaxi emanó el viernes columnas de ceniza y la mañana del sábado flujos piroclásticos, tras lo cual, las autoridades ordenaron una evacuación preventiva en ciertos poblados cercanos.

No obstante, tras un sobrevuelo de técnicos por la zona, César Navas, el vocero oficial sobre la situación del volcán, anunció que, al no detectarse la presencia de lahares, decidieron levantar la medida en ciertas poblaciones.

"Hasta el momento, de las zonas que se han inspeccionado, no existe ninguna presencia de lahares, ni una potencial amenaza en ese sentido", dijo en rueda de prensa al detallar que pueden retornar los habitantes de Lasso, Mulaló y de las comunidades que se encuentran en la rivera del río Cutuchi.

Sin embargo, puntualizó que se mantienen dos lugares con evacuación preventiva en el cantón Mejía: El Pedregal y la zona de Loreto, una población aproximada de 400 habitantes.

Las autoridades emiten constantemente informaciones, especialmente por redes sociales, para que la población mantenga la calma y defina un plan familiar para afrontar la situación.