Escucha esta nota aquí

Krzysztof Charamsa, el cura polaco que escandalizó al Vaticano anunciando su homosexualidad, escribió un manifiesto de liberación gay con diez mandamientos dirigidos a la iglesia católica para que abandone "la persecución" contra este colectivo.

"No es como el caso del Estado Islámico que persigue personas homosexuales matándolas. La Iglesia católica no mata a las personas, pero las mata sicológicamente", asegura Charamsa en una entrevista con la AFP.

"Las mata con su posición retrógrada, con su rechazo, con su desprecio y con las continuas enseñanzas contra los homosexuales", precisa.

En un céntrico hotel del barrio gótico de Barcelona, a escasos pasos de la catedral de esta ciudad española donde reside ahora con su pareja, Charamsa desgrana los detalles de este "Nuevo manifiesto de liberación gay" entregado en exclusiva a la AFP.

Lo hace vestido de calle, con un jeans negro y una camisa azul. Después de presentar a su pareja públicamente, este antiguo alto funcionario del Vaticano y teólogo de 43 años fue suspendido por la conferencia episcopal de Polonia y ya no puede administrar misa ni llevar sotana.
?