Escucha esta nota aquí

El presidente electo de Chile, Sebastián Piñera, afirmó que a partir de ahora trabajará para conformar un buen equipo de gobierno tras ganar el domingo las elecciones presidenciales y anticipó que su administración será favorable al progreso y al crecimiento económico.
Por su parte, el presidente Evo Morales aseguró que confía en un reencuentro con el recién elegido presidente chileno, Sebastián Piñera, pese a recordar ayer que en su primera gestión percibió de su parte una “política de dilación” para atender la demanda boliviana por un acceso soberano al mar.

Las actividades de la primera jornada de Piñera como presidente electo se concentraron en su domicilio, en un acomodado barrio de Santiago, donde el político conservador desayunó y sostuvo una reunión de trabajo con la presidenta, Michelle Bachelet.

La mandataria y el próximo gobernante empezaron a planificar el cambio de mando, que se realizará el 11 de marzo del próximo año en la sede del Congreso, y revisaron la agenda de proyectos que el gobierno actual quiere dejar aprobados.

En ese sentido, Bachelet, que estuvo acompañada por el ministro del Interior, Mario Fernández, le informó a Piñera que enviará al Congreso el proyecto de ley para una nueva Constitución, como parte de un compromiso que adquirió al inicio de su Gobierno.
Piñera tomó el guante y aseguró que está de acuerdo en “perfeccionar” la actual Constitución.

Morales critica la dilación
Evo Morales felicitó a Piñera por su triunfo en las elecciones del domingo, pese a reconocer las “diferencias ideológicas” que los separan, pero se mostró confiado en que “prevalecerá el reencuentro entre Chile y Bolivia”, refleja un mensaje en su cuenta en Twitter.

Piñera obtuvo el 54,57% de los votos, frente al 45,43% de Alejandro Guillier en la segunda vuelta de las elecciones chilenas, por lo que sucederá a la socialista Michelle Bachelet, quien gobierna Chile desde marzo de 2014.

Tras su mensaje en la red social al conocerse los resultados en Chile, Morales recordó los inconvenientes para avanzar en una solución a la demanda por un acceso soberano al mar durante la primera gestión gubernamental de Piñera (2010-2014).

“Ni quiero comentarles siquiera de la gestión de Piñera y ahí me di cuenta que Chile tiene una política de dilación, dilación y dilación”, expresó Morales. Sobre el litigio por la salida al océano que Chile mantiene con Bolivia en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, el presidente electo se ciñó al acuerdo que ambos países firmaron en 1904. Según Piñera, ese tratado marcó “claramente” las fronteras y se encuentra “plenamente vigente”k.