Escucha esta nota aquí

Chile se vio obligada a hablar de la demanda marítima boliviana en su intervención en la plenaria de la Cumbre de las Américas, que se realiza en Panamá este sábado. El canciller chileno, Heraldo Muñoz, replicó a las palabras del presidente Evo Morales y dijo que su país no tiene ningún tema pendiente con Bolivia.

Más temprano, el mandatario boliviano, calificó como una “injusticia” el enclaustramiento marítimo y aseguró que confiaba que este tema se resuelva en la Corte Internacional de Justicia.

Muñoz, que representó a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet en el foro, afirmó que no procedía hacer comentario alguno sobre la demanda marítima boliviana porque no se trata de un asunto multilateral.

“El señor presidente de Bolivia, sin nombrar a mi país se ha referido a los vínculos bilaterales, cuestión que no le compete a esta Cumbre, esta Cumbre de las Américas no es para ver asuntos bilaterales sino para discutir equidad, prosperidad y sobre el futuro de la región, menos aún cuando Bolivia ha demandado a Chile en la Corte Internacional de Justicia”, dijo Muñoz, visiblemente molesto.

El canciller chieno aseguró que “Chile no tiene asuntos pendientes con Bolivia” y los resolvió el año 1904 cuando ambos países firmaron el Tratado de Paz y Amistad estableciendo sus fronteras “de manera perpetua”.

"Hay temas pendientes"

Morales se refirió de forma breve a la cuestión marítima en su intervención ante la plenaria y aseguró que aun “hay temas pendientes” en la región, es el caso del encierro boliviano.

"Hay unos temas pendientes todavía. En Bolivia, el año 1879, hemos sido invadidos y arrebataron el mar Pacífico. No me estoy quejando (...) Acudimos a un organismo internacional muy importante, como La Haya. Tenemos mucha confianza en que se resuelva una injusticia", dijo Morales.