Escucha esta nota aquí

Kenia Hidalgo desapareció a finales de 2015 como ‘por arte de magia’. Desde entonces nadie supo de su existencia y esto pudo continuar así si no fuera porque alguien se animó a revelar que su cuerpo yacía enterrado en la celda de su ex esposo Marco Ramirez Colque, preso en Palmasola.

¿Quién fue el denunciante? Alguien que conocía cómo la mujer encontró la muerte en el pabellón 24 de régimen abierto, indica Felix Oros, abogado que se constituyó en defensor de la primera víctima de Marco, Blanca Paz con quien mantuvo una relación sentimental y al terminar, en un ataque de celos, le quitó la vida en noviembre de 2013. Por este crimen fue condenado a 30 años de cárcel.

Según indica Oros, otro reo, Marvin Villarroel Ríos, había ayudado a Marco a desaparecer a su ex esposa y éste, en pago le prometió 2.000 bolivianos, pero no cumplió. 

Kenia, que tuvo dos hijos con su verdugo, había servido de testigo en el proceso por feminicidio que se le siguió a su ex esposo. En ese entonces, denunció que en los 15 años que vivieron juntos había sido víctima de violencia.

El coronel Edwin Rojas, jefe de la Policía de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Los Lotes, informó que el caso está en investigación a fin de determinar el grado de participación de los dos privados de libertad, que purgan penas por asesinato.

El fiscal Osman Arias ha sido asignado al caso.