Escucha esta nota aquí

Un muerto, un desaparecido y miles de evacuados dejan las inundaciones que devastan cinco provincias del centro-oeste de Argentina, producto de lluvias inusuales e intensas para la zona.

En medio de la grave situación, unas 40 personas saquearon la noche del martes un supermercado en la ciudad de Santa Fe, capital de la provincia homónima donde viven 350.000 habitantes.

Las lluvias han golpeado Córdoba , San Luis, Santiago del Estero, Catamarca y parte de Santa Fe afectando la zona agrícola ganadera por excelencia de este país que es uno de los principales exportadores de alimentos del mundo.

La víctima fatal fue un hombre de 78 años que murió aplastado por el techo de su vivienda en Santiago del Estero (centro), donde hay un millar de evacuados en toda la provincia, informó a la sgencia AFP la oficina local de Defensa Civil.

Un hombre de 46 años era buscado el miércoles tras ser arrastrado por las aguas en un canal que intentaba cruzar a caballo al sudeste de la provincia de Córdoba (centro), una de las provincias más afectadas.

La ONG ambientalista Greenpeace atribuyó este miércoles las inundaciones en el centro de Argentina a que las provincias "perdieron gran parte de sus bosques nativos originales por el avance descontrolado de la frontera agropecuaria, lo que las hizo mucho más vulnerables a las intensas precipitaciones".

Decretan estado de emergencia

En esa provincia las inundaciones por lluvias copiosas se habían cobrado a mediados de febrero la vida de nueve personas.

El gobierno provincial de Córdoba decretó el estado de emergencia y 2.000 personas habían sido evacuadas, dijo el miércoles el ministro de Desarrollo Social de esa provincia, Daniel Passerini.

La situación más complicada se vive en la localidad cordobesa de Idiazabal, al noroeste, donde "el 100% de sus 1.500 pobladores" debieron abandonar sus casas, según el ministerio.

Este miércoles, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, prometió ayudar a Córdoba con 540 millones de pesos (61,7 millones de dólares).

En la provincia de Santa Fe (centro-este), importante polo agroindustrial, unas 1.150 personas fueron evacuadas en distintos distritos donde llovió en la última semana la mitad de lo que llueve en todo un año, según autoridades.

En la capital santafesina, el martes las autoridades decretaron la emergencia para ordenar la suspensión de clases escolares, actividad pública y se paralizó el transporte público.

En la provincia de San Luis (centro-oeste), más de 500 personas seguían evacuadas este miércoles, pero otras 1.500 fueron regresando a sus hogares, dijo el gobernador, Claudio Poggi.

Otras 600 personas fueron evacuadas en Catamarca, al noroeste del país.

Las copiosas lluvias desbordaron ríos y arroyos provocando la interrupción del tránsito vehicular en caminos locales y algunos puntos de rutas nacionales, informó Vialidad Nacional.