Escucha esta nota aquí

El presidente de Uruguay, José Mujica, visitará este jueves en el Vaticano al papa Francisco, para tocar varios temas que tienen que ver Sudamérica, especialmente la demanda marítima boliviana y el proceso de paz en Colombia.

"Mujica pidió la reunión para tratar `temas espirituales", pero Bolivia y la paz en Colombia son dos preocupaciones desde siempre de Mujica y del Santo Padre", afirmó a la agencia argentina Télam una fuente cercana al exmandatario.

La semana pasada, un grupo de académicos  de argentinos, bolivianos, chilenos y peruanos pidieron que Mujica se convierta en un mediador internacional para que finalmente se solucione la centenaria aspiración boliviana.

Mujica adelantó el lunes, en entrevista con el diario italiano La Stampa, que quería hablar de "muchas cosas" con el papa "principalmente la dificultad de integración entre todos los países de América Latina"

Entregarán al papa la propuesta

Lo que se pretende es que Francisco conozca la propuesta elaborada por el grupo de intelectuales que se reunió en Buenos Aires, y que no tiene nada que ver con la demanda que Bolivia impuso sobre el tema ante La Haya.

Esta alternativa plantea un territorio entre la Cordillera de los Andes y el Pacífico integrado por las tres naciones (Bolivia, Chile y Perú) en la que se otorgue un área de soberanía compartida cerca del puerto de Arica y el mar adyacente y que no afecte la situación jurídica configurada a partir de los Tratados celebrados después de la Guerra del Pacífico.

Esta propuesta será entregada "de forma inmediata al Papa, junto a varias alternativas de soluciones concretas", dijo Víctor Manuel Fernández, rector de la Universidad Católica Argentina y hombre de confianza del Obispo de Roma,

Preocupación en Chile

Chile expresó su preocupación sobre un posible pronunciamiento del papa a favor de la demanda marítima boliviana incluso antes que se confirme la visita del pontífice al país. 

El 5 de junio la presidenta chilena, Michelle Bachelet, visitará al papa en Roma y se espera que la demanda marítima boliviana sea tocada en ese encuentro. Santiago insiste en que este es un tema bilateral que no merece pronunciamiento de ningún otro Estado o institución. 

Un mes y tres días después, el 8 de julio, Francisco aterrizará en El Alto para iniciar una visita de tres días a Bolivia. El Gobierno insiste en que no se pedirá que se pronuncie sobre el diferendo con Chile y que la visita tiene "fines pastorales.