Escucha esta nota aquí

Pese a rechazar las versiones publicadas en EL DEBER sobre la presencia de proxenetas en la Asamblea Legislativa Plurinacional, sus presidentes, Gabriela Montaño y José Alberto Gonzáles instruyeron reforzar y restringir el control de las personas que ingresan a este edificio.

Montaño arremetió contra las versiones publicadas en el artículo periodístico en pleno hemiciclo parlamentario y pidió a los diputados colaboración para descubrir si existe el ingreso de algunas personas y dijo que se tomarán medidas de vigilancia adicionales a las que se conocen tradicionalmente.

José Alberto Gonzáles, jefe de la cámara de Senadores, criticó la generalización en el reporte y dijo que muchos de sus colegas se acercaron para reclamar porque se sintieron aludidos y no se hace una particularización sobre qué parlamentarios realizan ese tipo de acciones.

El presidente Evo Morales dijo que debe ser la Alcaldía la que debe tomar medidas y explicó que en su región el alcalde de entonces, Felipe Cáceres, no permitió el establecimiento de este tipo de negocios.

Por otra parte, la asesora legal del municipio paceño, Laura Mangiaroti, explicó que la prostitución como tal es legal pero no lo son las casas donde se ejerce ese oficio y dijo que mientras no haya una normativa, le corresponde a la Fiscalía y la Policía realizar los operativos.