Escucha esta nota aquí

Medicamentos, ataúdes ecológicos, agua y víveres forman parte del cargamento enviado desde Bolivia para los damnificados en Ecuador. Este es el segundo envío que se hace luego de producirse un sismo de 7,8 que dejó luto y dolor en ese país.

El avión hércules que llevaba la ayuda boliviana, aterrizó cerca de las 8:30 de este jueves en la base de la Fuerza Aérea Militar en la localidad de Manta, en la provincia costera de Manabí, una de las más afectadas por el sismo.

Un equipo de EL DEBER ya se encuentra en este punto y desde allí, se informa que además de los grupos de personas que trabajan en este lugar en labores de rescate, hay una presencia importante de mexicanos que suman a 112 entre médicos, rescatistas, paramédicos y expertos en estructuras colapsadas.

Puedes leer: Bolivia envía más ayuda a Ecuador

También hay 11 binomios caninos, expertos en detección de personas que colaborarán en la búsqueda de víctimas. La autoridad mexicana a cargo es Ricardo de la Cruz, director general de Protección civil.

Labores de rescate

A medida que pasan los días, crece la angustia de los sobrevivientes por hallar a sus familiares, mientras entre los rescatistas la esperanza de encontrar vida se reduce.

En el puerto de Manta, una brigada de bomberos rebusca entre los escombros de lo que fue una ferretería en el barrio de Tarqui.

De hecho, el olor a cadáver en descomposición flota por todas partes en esta zona comercial, situada en primera línea de mar y donde no queda ni un edificio intacto. El último balance oficial cifró en 570 los fallecidos. Además, hay 5.733 los heridos.

En varias localidades de la costa, sobre todo en el estado Manabí (oeste), el mal estado de las carreteras dificulta la distribución de ayuda y el temor a saqueos y la inestabilidad de los edificios mantiene los comercios cerrados.