Opinión

cara a cara

Guido Alejandro Arana Hace 3/20/2019 8:00:00 AM

Una iniciativa interesante de Revolución Jigote. En el Día del Padre regalar un set de implementos y un arbolito para que papá contribuya al medioambiente es una propuesta diferente y positiva. Ya tiene el hijo, ahora planta un árbol, solo resta disponer un año para que escriba el libro y seguir contribuyendo a una sociedad mejor.

El insulto como mecanismo de defensa es también la demostración de la frustración humana. Más triste cuando intenta traducirse en menoscabar a una persona por su color de piel. La intolerancia de un grupo de brabucones detrás del alambrado, no solo perjudica a su equipo, sino degrada al deporte. Las medidas que deberá tomar el Tribunal de Justicia Deportiva contra Blooming, para que comience el fin de este tipo de actos, debieran ser ejemplificadoras. El hecho pasó desapercibido para muchos, pero no para el jugador que abandonó el campo de juego por los insultos racistas y xenófobos, sino que además se amplificó su gravedad cuando un “comunicador” de la TV expresó que el aludido debe saber a qué se mete cuando ingresa a un campo de juego.

Si de improperios, desajustes mentales y palabras soeces se trata, la alcaldesa de Guayaramerín se lleva el premio en esta procesión sin nombre. Las cámaras de seguridad registraron el maltrato de la autoridad contra un concejal y contra un periodista que ingresaba a la sala de sesiones del Concejo Municipal de esa localidad beniana. Todo el país vio las imágenes, la señora, con antecedentes penales, nunca frenó. La dama, que olvidó asistir al curso de buenos modales, busca maquillar el bochornoso acto denunciando al periodista, argumentando supuesta violencia política cada vez que éste requiere de cierta información pública para su trabajo. Otra vez las palomas contra las escopetas.