Escucha esta nota aquí

El ganar un espacio que posibilite inscribir a sus hijos en el establecimiento educativo deseado es el objetivo para algunos padres de familia, que pese a la prohibición de las autoridades, hacen filas en el frontis de los colegios. 

La Dirección Departamental de Educación (DDE) ha emitido un comunicado en el que se expresa que por ningún motivo se puede dar esta situación ya que esto perjudicaría el desarrollo de las inscripciones previstas para el 18 de enero.

"Hay personas que se aprovechan y comienzan a vender los espacios", dijo Salomón Morales, responsable de esta repartición.

La autoridad educativa dijo que los directores tienen claro que no deben hacer valer a las filas que se han formado antes de la fecha programada para el registro de los estudiantes. "Solo se tomarán en cuenta a aquellos que realicen esta labor el mismo día", anticipó.

Te puede interesar: ¿Cómo hacer para que los chicos vuelvan al ritmo de los estudios?

Pese a ello, EL DEBER constató la presencia de más de una veintena de personas en las afueras del kinder "El Ángel" ubicado en el Distrito 7. Según dijeron las mismas personas que esperan, llevan ya dos semanas haciendo el "sacrificio de estar bajo el sol y dormir a la intemperie", para posibilitar la inscripción de sus hijos.

Misma situación se observó en el colegio Santa Cruz de la Sierra (de convenio) en donde hay una gran cantidad de sillas con los nombres de los pequeños a quienes se pretende inscribir. Si bien, en este lugar, los padres no quisieron hablar, ratificaron su intención de colocaros en este establecimiento.