Walter Arrazola, jurista patrocinador del exejecutivo de la telefónica, cree que se incurrió en excesos en los allanamientos ejecutados por la Policía, tanto en el domicilio como en la oficina de su defendido.

El miércoles la Fiscalía Departamental de Santa Cruz ejecutó la orden de aprehensión en contra de Uribe, uno de los investigados en el caso del robo millonario de $us 7,7 millones en el programa Cotas en Cuotas, a través de solicitudes ficticias de equipos electrónicos.

"No sabíamos que estaban allanando su casa y su empresa. Él se presentó espontáneamente en la Fiscalía. En su declaración dijo que no era necesario allanar su empresa o su casa y que podrían entrar cuando quieran a simple solicitud", señaló Arrazola, al detallar que esto no sucedió porque las fuerzas del orden entraron a su empresa, arrestaron al guardia de seguridad y a la secretaria, secuestraron computadoras, sacaron el CPU de la cámara de seguridad y se llevaron dinero y cheques para pagar proveedores.

Denunció, además, que ayer por la mañana detuvieron al asistente de los abogados que defienden a Uribe y lo hicieron declarar y, por último, le secuestraron un teléfono celular.

"No nos amedrentan y seguiremos hasta que se sepa la verdad, encarcelaron a los verdaderos delincuentes, defenderemos Cotas de quienes pretendan intervenirla o aprovecharse de esta situación. Persigamos a los culpables y no a quienes denunciaron y descubrieron este robo", puntualizó Arrazola.

El informe preliminar policial da cuenta de que se realizaron cuatro allanamientos, dos en Santa Cruz y dos en el municipio de Warnes, y que se logró secuestrar no más de 20 televisores, documentación y otros equipos electrónicos. En la presente jornada está prevista la audiencia cautelar donde un juez determinará la situación jurídica del Uribe.

La noche de este miércoles fue allanada también una propiedad de Widen V. P., otra de las personas contra quien la Fiscalía amplió la imputación por el robo de $us 7,7 millones detectados en Cotas.

En el operativo fueron aprehendidos el padre del imputado y el casero de la quinta, quienes fueron trasladados hasta las dependencias de la Felcc para que presten su declaración como testigos. Se secuestraron electrodomésticos en el allanamiento.