Escucha esta nota aquí

¿Cómo ve la gestión escolar?
Arrancó de una forma muy positiva, en el sentido de haber cumplido las metas establecidas durante el registro escolar, aunque, por supuesto, hubo algunos problemas que derivaron de una alta congestión en los centros educativos y fueron superados por las estructuras administrativas y educativas de cada departamento.

¿Qué cambios deben ser prioridad en esta gestión?
La consolidación de una nueva concepción educativa que debe traducirse en resultados concretos; esta nueva concepción o modelo sociocomunitario-productivo debe garantizar el acceso a la educación pública a toda la población y lograr que los estudiantes desarrollen la capacidad de resolver problemas en el contexto en el que se desenvuelven. Asimismo, se pretende revertir los índices de deserción que aún se dan, especialmente en el primer y segundo grado del nivel secundario. En esta medida, las nuevas políticas educativas deben apuntar al mejoramiento integral de la educación, con la incorporación de materias que rescaten, por ejemplo, la pluriculturalidad de Bolivia.

¿Es un hecho este año la ampliación de la carga horaria?
No es incrementar horas por incrementar, esta es una propuesta que se aplicará progresivamente para quinto y sexto del nivel secundario, en función del bachillerato técnico-humanístico.

Para aplicar esta medida, cada unidad educativa deberá adecuar sus planes en función a las áreas técnicas en que se especializa, además deberá reorganizar sus horarios para cumplir con el aumento de la carga horaria para las materias de Matemáticas, Física y Química.

Otro de los cambios previstos en la resolución ministerial 001/2015, en cumplimiento a la Ley Avelino Siñani-Elizardo Pérez es la reducción del número de alumnos por curso. ¿Cuál es el propósito?
Este es un elemento que se ha incorporado con la finalidad de cualificar la educación, pero también se trata de un proceso gradual.

En este sentido, se ha instruido que hagan los esfuerzos para trabajar con mayor fuerza en los primeros cursos de cada nivel. En el caso de primaria y de secundaria, la instructiva para las unidades educativas fue reducir la cantidad de alumnos por aula a 35, como máximo.

Esto implica una atención más personalizada hacia el estudiante