Escucha esta nota aquí

El Gobierno chino confirmó este miércoles el progresivo enfriamiento de su economía con una rebaja de su objetivo de crecimiento a alrededor de un 7%, medio punto menos que en los últimos tres años, y un impulso a reformas estructurales como la del sector financiero.

En su discurso en la inauguración del plenario anual de la Asamblea Nacional Popular de China, el primer ministro, Li Keqiang, estableció las líneas maestras de la política gubernamental del gigante asiático para este ejercicio, que muestran la aceptación por parte de Pekín de que la segunda economía mundial siga ralentizándose.

"El objetivo de crecimiento de aproximadamente el 7% tiene en consideración lo que es necesario y lo que es posible", dijo Li en su alocución ante el Legislativo del gigante asiático.

Crecimiento del PIB fue menor 

Tras un incremento del PIB del 7,4% el año pasado, que fue el menor dato desde 1990 y que no alcanzó a cumplir lo que las autoridades chinas se habían propuesto (7,5%), el Gobierno se ha fijado para 2015 objetivos más asequibles.

Junto al del PIB, Li también anunció hoy una meta anual de la inflación de alrededor del 3%, medio punto por debajo de las de los últimos años -aunque por encima del aumento de los precios del 2% que se registró al cierre de 2014-.

Apuntan a la creación de un 10 millones de empleos 

Completan las metas fijadas por Pekín un déficit público del 2,3% del PIB, un aumento del comercio exterior de cerca del 6% y la creación de diez millones de empleos en las ciudades con una tasa de paro en el ámbito urbano por debajo del 4,5% (actualmente en el 4,09%) y la reducción del uso del carbón en la energía y de las emisiones contaminantes.

El objetivo oficial de cerca del 7% de crecimiento del PIB es el menor de la última década y remite al del periodo 1999-2004 cuando, recién superada la crisis financiera asiática de finales de siglo, China tomaba el empuje que le iba a llevar a auparse como segunda economía mundial.

China crecía en promedio al 8%

Entre 2005 y 2011, los objetivos anuales del Gobierno chino se situaron en el 8%, hasta que entre 2012 y 2014, en vista de que los tiempos de crecimiento en dobles dígitos iban quedando atrás, se redujo al 7,5%.

"El 7 % es un objetivo alcanzable para este año, porque en 2014 se creció mucho más (7,4%) y en los próximos años lo más probable es que el PIB aumente en un rango de entre un 7 y un 7,5 %", dijo a Efe el director del Instituto de Economía y Finanzas Globales de la Universidad China de Hong Kong, Chong Tai-Leung.

Alistan un plan de inyección financiera privada 

El primer ministro chino señaló asimismo que se acelerará la reforma de las empresas estatales con la introducción de capital privado con el fin de desarrollar la economía de propiedad privada y abrir su acceso a más ámbitos, señaló el primer ministro.

Junto a éstas, abundó Li, se potenciarán la reforma rural y de la propiedad de las tierras, de los precios y en las industrias energéticas.
Todas las aspiraciones expuestas en la Asamblea Nacional Popular, según el primer ministro, van en sintonía con la etapa de menor expansión económica que vive el gigante asiático y a la que las autoridades chinas llaman, como también hizo hoy Li, la "nueva normalidad".