Escucha esta nota aquí

El Ministerio Público presentó este miércoles la imputación formal en contra de las dos mujeres encargadas de preparar los alimentos del desayuno escolar para el colegio Antonio Vaca Diez de Cobija, cuyo consumo provocó la intoxicación de 570 personas, en su mayoría niños.

R.E.B.B. y M.C.R. fueron imputadas por la presunta comisión de delitos contra la salud pública, informó  el fiscal Departamental de Pando, Olvis Egües, citado en un boletín de prensa de la Fiscalía General del Estado.

La autoridad explicó que se tomó la determinación una vez conocido el resultado del estudio realizado por el Instituto Nacional de Laboratorios de Salud (Inlasa).

“De acuerdo con los resultados del estudio, se encontró bacterias en el pan y en el pollo que fueron utilizados para el sándwich. Se evidenció que lo que produjo la intoxicación de los niños fue el pollo”, mencionó Egüez

El Ministerio Público está pidiendo la detención preventiva de las dos imputadas.

Preparación insalubre de alimentos

Según la comisión de fiscales que investiga el caso, conformada por Olivia Marquez Fernández y José Luis Quispe Salinas, ambas personas están sindicadas por mala manipulación en la preparación de alimentos (sándwich), que fueron entregados a la Unidad Educativa para el desayuno de los alumnos.

“Se presume que producto de la falta de higiene y por no haber tomado los cuidados de salubridad es que se llegan a intoxicar 570 alumnos de este establecimiento educativo”, manifestó la autoridad departamental.

El Ministerio Público se constituyó en el lugar del hecho en el Colegio Antonio Vaca Díez llegando a colectar evidencias como ser los sándwich que fueron distribuidos entre los estudiantes y el plantel docente.

Asimismo, la comisión de fiscales se trasladó hasta el domicilio donde se preparaban estos alimentos. Se encontró el pollo que fue utilizado para la preparación. El lugar no guardaba las más mínimas condiciones de salubridad porque se trata de una habitación que está junto al baño y separada solo por una cortina.

Se pudo establecer además que por el techo hay orificios por los cuales ingresan roedores. También se recolectó evidencias en la panadería.