Escucha esta nota aquí

Ana Belén Camacho permanecerá en arresto domiciliario mientras dura la investigación del caso de corrupción al interior de la Unidad de Comunicación de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), así lo determinó un juez cautelar este miércoles en Santa Cruz.

Camacho además debe pagar 50 mil bolivianos de fianza y será custodiada en su domicilio por dos policías. 

Durante la audiencia, Camacho anunció que no hablará más del fallecido Carlos Villegas y su supuesta implicación en este caso, por respeto a sus familiares. 

"No voy a mellar la dignidad de alguien que ya ha fallecido", afirmó.

Camacho había sido aprehendida por orden del Ministerio Público después de que presentara su declaración ante la comisión de fiscales que investiga el 

El abogado de Camacho, Edwin Tapia, había adelantado a medios de comunicación que se solicitaría al juez que se tome en cuenta el estado de embarazo de Camacho y que se le otorguen medidas cautelares a la detención preventiva, lo que finalmente sucedió.

“Cuando una persona está en estado de gravidez y tiene ciertos problemas esto se debe tomar en cuenta en la audiencia cautelar”, dijo Tapia.

Ana Belén Camacho es acusada de los delitos de enriquecimiento ilícito, cohecho activo y pasivo, entre otros.

Camacho era propietaria de las empresas Structura y Omnimedia y quien, presuntamente, se benefició de contratos de publicidad de YPFB de manera irregular.