Escucha esta nota aquí

Tras siete días de travesía, el ciudadano francés Alban Tessier (casi invidente) cumplió su objetivo de cruzar a pie el emblemático salar de Uyuni y demostrarse a sí mismo y al mundo entero que no hay barreras cuando uno quiere. 

A las 15:30 de ayer, el francés llegó a su meta en Playa Blanca, luego de haber caminado 140 kilómetros a través de la isla del Pescado. Al llegar al icónico lugar de las banderas internacionales, dijo sentirse feliz de haber conseguido tal hazaña.

No fue nada fácil. Durante el recorrido, el aventurero sufrió lesiones en los pies, soportó intensas nevadas y su GPS tuvo un desperfecto, por lo que en el tramo final fue acompañado por el fotógrafo Róger Salazar, de la agencia de viajes Gastón Sacaze, quien se convirtió en su guía. Sin embargo, ningún obstáculo lo detuvo en su objetivo. Su motivación fue su hermano, ya fallecido, que fue afectado por la ceguera.

El fotógrafo Salazar contó que el ciudadano francés recorrió cada día un promedio de 20 kilómetros, desde Llica, en el oeste del gigante espejo blanco, soportando frío y desgaste físico. 

Durante estos días se dedicará a descansar para luego retornar a su pueblo, en el distrito de Nantes. Allí espera reunir recursos para una nueva aventura, en algún lugar del mundo, que dará a conocer por sus redes sociales.

Generar conciencia
El francés, de 41 años, sufre desde los 16 una enfermedad degenerativa por la cual está perdiendo de manera progresiva la vista. Tessier no domina todavía el idioma español, pero sonríe al recordar a la amiga que hace 15 años le enseñó  fotografías del salar de Uyuni y de otros sitios de Bolivia.

“Esta idea forma parte de una asociación que quiere sensibilizar sobre la discapacidad visual y la ceguera”, manifestó el francés a la Voz de Bolivia.

Tags