Escucha esta nota aquí

El río Piraí ha puesto en apuros a los vecinos que viven en sus riberas y a aquellas personas que trabajan en la extracción de áridos luego de que las lluvias, que caen desde ayer en varias regiones del departamento, produjeran una crecida del afluente al punto que este sábado hay cuatro personas atrapadas en Espejillos.

El turbión de anoche dejó aisladas, en la altura del municipio de Porongo, a tres personas, dos de ellas se lanzaron a las aguas para salvar sus vidas, mientras que otra tuvo que esperar el auxilio del equipo de rescate de la Fundación SAR.

“Lamentamos que haya tenido que esperar bastante tiempo hasta su rescate, pero ya está a salvo”, dijo Runny Callaú, representante de la Fundación SAR, a tiempo de informar que en la noche del viernes un total de cinco personas fueron salvadas de morir ahogadas, uno de ellos un hombre que tuvo que dejar que el turbión se lleve a su volqueta.

Este sábado el trabajo de los rescatistas ha sido intenso. La crecida del Piraí llegó a la capital cruceña y se se reportó que a la altura de Las Cabañas habían tres personas atrapadas.

Callaú señaló que su equipo navegó el afluente y encontró en la orilla una fogata. “Pareciera que allí pasaron la noche. Vimos que unas huellas se internaban en el monte, por lo que se presume que están fuera de peligro (las tres personas)”, dijo.

Señaló también que, al mediodía del sábado, recibieron el reporte de que otras cuatro personas están atrapadas por la crecida del Piraí, a la altura de la comunidad Espejillos, en el kilómetro 29 de la carretera antigua a Cochabamba, por lo que ya un equipo de rescatistas se ha desplazado a esa zona.

Crecida extraordinaria
?

A las 14:30 del viernes, la estación Bermejo del Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regulación del Río Piraí (Searpi) registró una crecida extraordinaria de más de 4,6 metros de altura de este afluente, fue la que causó zozobra a los habitantes de El Torno, La Guardia, Porongo y Santa Cruz de la Sierra.

Este sábado, a las 11:45, el Searpi reportó una crecida del Piraí de 2,65 metros de altura.