Escucha esta nota aquí

Usó su cuenta de YouTube. El expresidente Carlos de Mesa emitió un mensaje en el que marcó distancia de Evo Morales por su manejo del fallo de la Corte de La Haya y sobre el futuro del tema marítimo. A diferencia del presidente y líder del MAS, él pidió respeto al fallo emitido por la Corte Internacional de Justicia (CIJ), advirtió que se debe construir un nuevo diálogo con Chile y remarcó que “otras personas” deben dar este paso.

Las reacciones desde el oficialismo no se dejaron esperar. La presidenta de Diputados, Gabriela Montaño, sugirió que el exmandatario se hace eco del ex presidente chileno Eduardo Frei, quien sugirió que Chile debe negociar con un presidente que no sea Evo Morales. Asimismo, Montaño interpretó que con sus palabras pretende bajarse del equipo que vio el tema marítimo y proyecta el del manantial Silala, también ante La Haya. También surgieron voces dentro del MAS que se oponen al indulto presidencial que favorecía a De Mesa y a Jorge Quiroga.

“Cualquier Estado, cualquier nación que se respete a sí misma, que respete el derecho internacional y la existencia de instituciones de esa naturaleza, una de ellas la propia CIJ, debe respetar y aceptar el fallo, le haya sido favorable, o como nos ha ocurrido en este caso, le haya sido contrario”, aseguró De Mesa, con lo que se alejó de la posición del presidente Morales, que incluso anunció que enviará una protesta a Naciones Unidas por su contenido.

Además, recordó que Bolivia conminó a Chile antes de la decisión de la corte a acatarla, le fuera favorable o no, y sugirió que es un despropósito que ahora el país no lo haga.

Defendió la estrategia boliviana y manifestó que apostar por los actos bilaterales y multilaterales entendidos como compromisos jurídicamente exigibles entrañaba un riesgo que Bolivia asumió con valentía y consideró que la CIJ optó por un camino conservador en su decisión final, porque no quiso mover el avispero y optó por mantener el statu quo del derecho internacional. Admitió que Bolivia sufrió un revés profundo, pero quedó claro que la corte y Chile reconocieron que existe un tema pendiente y que es una cuestión que debe solucionarse.

Entonces se refirió al futuro. “Bolivia debe pasar página, no en un sentido definitivo, no negando su propia reivindicación histórica, sino comprendiendo que hay que encarar de una manera nueva, de una manera remozada, las relaciones bilaterales con Chile. Diálogo, confianza, encarar los problemas pendientes que no están vinculados solo con la cuestión del mar… Esto implica un cambio, la necesidad de un nuevo escenario, y de nuevas personas para llevar adelante esas iniciativas que puedan tener éxito en nuestra relación bilateral”.

Tres días atrás, el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, remarcó cuando comentó el fallo negativo de la CIJ que “marca el final de un ciclo y el principio de otro, pero no cambia la vocación marítima de Bolivia. Ahora comienza un nuevo tiempo que necesitará de nuevas estrategias y nuevos actores”, discurso que coincide plenamente con el del expresidente.

En la misma línea, el diputado Gonzalo Barrientos, quien es parte de Demócratas, el partido de Costas, subrayó ayer que se debe buscar una nueva etapa en las relaciones, y también mencionó a “nuevos protagonistas”.

El miércoles, el ex presidente chileno Eduardo Frei se refirió de forma sugerente a las próximas elecciones en Bolivia, en el marco de la reunión que sostuvo junto al presidente Sebastián Piñera y el exmandatario Ricardo Lagos Escobar, para conversar acerca del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

“Para nosotros sería ideal que el próximo año tengamos un presidente electo de Bolivia que esté dispuesto a dialogar y seguir construyendo una unidad; afianzar lo que hemos hecho”, puntualizó ese día.

Reacciones

Gabriela Montaño salió al encuentro de los medios de comunicación en la Asamblea Legislativa minutos después de la emisión en YouTube del mensaje del expresidente y aludió las declaraciones de Frei para criticar la posición del expresidente.

Primero señaló que de Mesa no fue claro en su alocución, pero luego lanzó dos ideas: “Espero que no le esté haciendo eco a ex autoridades chilenas como Eduardo Frei, que de manera absolutamente inadecuada se mete en asuntos internos de la política boliviana pretendiendo imponer condiciones sobre con quién dialogaría y con quién no dialogaría con lo que afecta la soberanía del pueblo boliviano”.

Como segunda opción de interpretación de las palabras de Carlos de Mesa apuntó que es posible que, por un cálculo personal, pretenda salir del equipo jurídico que llevó adelante el proceso y lo criticó porque lo haría en un momento en el que se terminaba el trabajo en conjunto.

Y de hecho, el diputado oficialista potosino Víctor Borda declaró que “no está de acuerdo con la amnistía” en favor de los expresidentes De Mesa y Jorge Quiroga por los casos Quiborax y petrocontratos, respectivamente.

El asambleísta advirtió que “nada está dicho, porque la Asamblea tiene la potestad de aceptar o rechazar (el decreto)”, con lo que puso en el tapete que todo eso quede anulado, reportó la red Erbol.

Preparativos

Para el fin de semana se anunció otro video en YouTube. Aparentemente, esta vez el exmandatario anunciará su futuro político, tal como lo había prometido antes de viajar a La Haya.

Los últimos días han sido ajetreados para él. Tras el fallo, De Mesa se embarcó en un análisis sobre su futuro. El miércoles por la tarde sostuvo una reunión con su equipo político, en la que se tomaron definiciones importantes.

Desde el exterior dijo que a su retorno al país anunciaría si iba a ser candidato. De hecho, el MAS se ha puesto a la defensiva e interpretó que sus palabras dan a entender que se alejará del equipo.

De hecho, y según lo anunciado por sus allegados, hasta el sábado se conocerá su decisión final por la misma vía que la utilizada ayer. Las conversaciones con Demócratas serían las más adelantadas. Además, se nota coincidencias en las declaraciones entre él y Costas.

Samuel le pone a Mesa una carga
El líder de UN, Samuel Doria Medina, exigió a Carlos de Mesa que más allá de sus palabras “grandilocuentes” asuma su responsabilidad en la derrota sufrida en La Haya, porque él convenció a Bolivia que la demanda era viable. “Carlos de Mesa... en algún momento señaló como ‘genialidad’, y que ha terminado en un revés para el país que, más allá de las palabras grandilocuentes, será muy difícil de revertir. Creemos que Mesa tiene razón: que cada uno debe asumir su responsabilidad y que la suya es muy importante, porque fue él quien convenció al pueblo boliviano de que la demanda era viable y entonces valía la pena establecer un enfrentamiento de altísimo riesgo contra Chile. Así que no creo que sea posible un desmarque de Mesa y Morales, en la medida en que ambos fueron los que movilizaron al pueblo boliviano hacia un norte en el que confiamos y que terminó siendo una ilusión”, complementó a EL DEBER.