ECONOMÍA

ECONOMÍA

En 5 años, la deuda externa subió en un 63,11%

Bolivia terminará el 2017 con un endeudamiento de $us 9.108 millones. En 2013 las obligaciones con organismos internacionales era $us 5.584 millones

Ernesto Estremadoiro Hace 12/23/2017 2:01:00 PM

Escucha esta nota aquí

En los últimos cinco años los compromisos del Estado boliviano con organismos de financiamiento extranjero se incrementaron en un 63,11%. El dato se desprende del informe oficial presentado por el Ministerio de Economía y Finanzas, hasta noviembre de este año.

Las láminas oficiales, que explican en números el desempeño de la economía nacional en la gestión 2017, señalan que la deuda externa pasó de $us 5.584 millones en 2013 a $us 9.108 millones, en la actualidad. Haciendo las comparaciones pertinentes estas cifras representan un crecimiento del 63,11%. 

El  incremento de las obligaciones ha sido paulatino, con cifras que sobrepasan los $us 1.000 millones anuales, según constan el informe oficial. La deuda, de acuerdo a las estimaciones estatales llega hasta un 24,8% del Producto Interno Bruto (PIB).

Bajo la lupa de expertos en economía las cifras denotan que el Gobierno apuesta por mantener un  gasto público alto. En la actualidad, el Estado direcciona estos recursos en el financiamiento de proyectos de infraestructura, aspecto que es positivo afirman los consultados.
Pero observan el crecimiento de los gastos corrientes  y una disminución de los ingresos, en especial los correspondientes  por la exportación de hidrocarburos. 

Es manejable
El presidente del  Colegio de Economistas de Santa Cruz, Jorge Akamine, señaló que de acuerdo a las recomendaciones de organismos internacionales el gasto aún es manejable porque no llega al 40% del PIB.

 Pero dijo que es necesario analizar el destino de estos recursos que cada año se incrementan para financiar la inversión y gasto del  Estado. 
“Estamos con un endeudamiento de casi el 25% del PIB. Accedemos a crédito para carreteras y proyectos productivos, pero sí o sí debemos tener una deuda controlada”, recomendó Akamine.

Observó la administración de algunas empresas estatales, beneficiadas con los recursos de la deuda, que a la fecha no han dado  beneficio al Estado.

“Por ejemplo, tenemos al ingenio  San Buenaventura, hay problemas en la administración publica y esperamos que se hagan los ajustes”, afirmó.

Destacó el manejo prudente de la economía que ha permitido al país acceder a financiamiento extranjero. “Hay que reconocer que los indicadores económicos son uno de los mejores. Esto hizo que varios organismos y gobiernos como China nos otorguen recursos”, explicó.
De acuerdo  con el Ministerio de Economía y Finanzas, hasta  noviembre los principales acreedores de Bolivia son el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con un 27%. 

Luego está la CAF, con un 25%,  además un 22% de la deuda es por inversionistas Bonos Soberanos emitido por el país.
La lista se completa con el Banco Mundial, 9,0%, y el Gobierno chino con un 6%. 

Se paga un interés alto

El asesor general de la Gobernación del departamento de Santa Cruz, José Luis Parada, cuestionó el nivel de endeudamiento de la administración estatal y observó dos aspectos: el interés que se paga y la deuda interna.

Sobre el primer punto dijo que el Estado paga un interés de un 5%. Por ejemplo detalló que este año se pagaron $us 336 millones.

En el segundo punto, afirmó que no se conoce el monto exacto de la deuda interna, “ya que el Banco Central de Bolivia no registra un informe claro”.

 A la fecha, según Parada, solo se  tiene como referencia el registro del costo financiero incluido en el PGE 2017, que asciende a Bs 2.508.5 millones. Aseguró que si  se infiere una tasa de 5% el capital de deuda nacional sería de Bs 50.170 millones.

 “Esto representa $us 7.200 millones. En resumen, la deuda pública estaría bordeando los $us 16.300 millones”, aseguró.
Prosiguiendo con su intervención Parada manifestó que si se compara la deuda y las reservas internacionales -que llegan a $us 10.632 millones- las obligaciones superan al ahorro interno nacional.

El Gobierno no baja gastos

El investigador de la Fundación Milenio, Germán Molina, coincide en que por el momento la deuda es manejable. Pero, observó el creciente gasto que hace la administración central.

En 2017 el gasto corriente fue de Bs 119.224 millones (cerca de $us 17.255 millones).  Además, esta cifra subirá a Bs 121.728 millones ($us 17.617 millones)  para la gestión 2018.

“Los recursos por las exportaciones de gas han caído pero el Gobierno insiste en mantener elevado su gasto”, cuestionó.

Al gasto para salarios, Molina suma las inversiones realizadas en proyectos estratégicos que todavía no dan beneficio a las arcas nacionales.
Para esta nota se envió un cuestionario al personal de comunicación del Ministerio de Economía y Finanzas pero  hasta el cierre de esta edición no fue contestado.