Escucha esta nota aquí

Luciano Marcal da Silva Cardozo, de 43 años de edad, se encontraba internado en la clínica Niño Jesús a consecuencia de siete impactos de bala que recibió por parte de un sicario que irrumpió en el alojamiento donde el súbito brasileño descansaba. No resistió.

Según Lizeth Córdoba, directora de Migración en San Ignacio de Velasco, el brasileño estaba legalmente en el país y hace buen tiempo obtuvo la nacionalidad boliviana. 

Marcal da Silva estaba casado con una abogada ignaciana que radica en Santa Cruz, y alquilaba, él solo, una pieza en el alojamiento donde fue baleado, a media cuadra de la plaza principal

El informe indica que en el lugar del crimen se colectaron por lo menos siete casquillos proveniente de un arma calibre 22

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Gonzalo Medina, manifestó que por las características en que los sicarios actuaron, hay muchas probabilidades de que los sujetos podrían haber salido del país y se hubieran escondido en Brasil a través de un cruce no controlado. 

El ciudadano brasileño está siendo velado en Las Misiones