Escucha esta nota aquí

"Cuando estaba con mi hermana era bien bueno, con nosotros compartía, no sé qué habrá pasado". Con esas palabras recuerda María Hidalgo, al esposo y asesino de su hermana, Marco Antonio Ramírez (40).

El autor del crimen cumple una condena de 30 años de cárcel por feminicidio en el penal de Palmasola. En ese lugar también acabo con la vida de su esposa Kenia Hidalgo Céspedes (39) hace un año y cuatro meses. Sin embargo, el hallazgo del cuerpo se produjo recién este 6 de abril.

La mujer fue victimada en la celda de Ramírez y su cuerpo enterrado bajo la cama con la ayuda de otro reo que delató al agresor.

Según la versión de la hermana de Kenia, entrevistada por la Red Uno, Kenia y Marco Antonio estuvieron casados alrededor de 15 años durante los cuales éste la amenazaba de muerte si le era infiel. "Siempre le decía que en caso de que esté con otro hombre la iba a matar", relató.

Por su parte, el padre de Kenia pidió que le aumenten la condena al asesino de su hija e informó que el cuerpo será trasladado a Totora (Cochabamba) donde será sepultado.

Cambian a los policías


El gobernador de la cárcel de Palmasola anunció, en la Red Uno, que el 50% de los policías del penal han sido cambiados por la falta de control en el recinto.

Según el mismo medio, Marco Antonio Ramírez tendría un hermano policía. No se precisó el lugar donde trabaja.