Escucha esta nota aquí

Twitter pidió ayer ayuda externa a expertos para hacer una evaluación y un diagnóstico de la salud de la red social, con la esperanza de hallar claves para combatir a los trolls, los robots y otros males que la aquejan.

La presión ha crecido para prevenir los usos perjudiciales de su plataforma, que van del acoso a los mensajes falsos, pasando por la manipulación de elecciones.

“Hemos sido testigos de abuso y acoso, de ejércitos de trolls, de la manipulación a través de bots y la acción humana coordinada, de campañas de desinformación y cámaras de eco cada vez más divisivas”, dijo el cofundador de Twitter y director ejecutivo, Jack Dorsey, en una serie de tuits.

“No estamos orgullosos de cómo la gente se ha aprovechado de nuestro servicio o de nuestra incapacidad para controlarlo lo suficientemente rápido”.

La red social quiere “asociarse con expertos externos” para tener una idea de la salud de la tuitósfera midiendo el impacto del abuso, la manipulación y el envío de spam, indicó en un comunicado.

El mes pasado, la compañía  lanzó una ofensiva contra las cuentas creadas por programas bots, que amplifican artificialmente el impacto de una persona o causa y a los que se les atribuye la manipulación de la red social durante las elecciones presidenciales de EEUU en 2016. Twitter indicó que la medida apuntaba a cuentas automatizadas que emiten spam y no a las que usan la red social de acuerdo con sus reglas.