Escucha esta nota aquí

En lo que antes era un basurero, lleno de maleza, en el municipio de Montero, ahora apunta a convertirse en el epicentro de la actividad agroindustrial de Santa Cruz y Bolivia. La afirmación no es descabellada si se analiza en frío el boom industrial que vive la pequeña ciudad de 90.000 km cuadrados, y de 128.875 habitantes, una de las más pujantes del país. Desde 2010 hasta 2018 se afincaron 125 industrias -entre pequeñas, medianas y grandes -en la zona de expansión industrial, según la Alcaldía montereña. Esto significa cerca de 15 unidades de negocios por año.

La mayoría son empresas ligadas a la agroindustria y generan entre 1.500 y 2.000 fuentes de trabajo de forma directa, y más de 15.000 de manera indirecta, en épocas de las zafras de arroz, maíz, soya, sorgo, caña y soya.

Hasta hace poco Montero era conocida por tener a uno de los mayores ingenios productores de azúcar y alcohol, Guabirá, y ser una ciudad de paso. Pero ahora la economía se ha diversificado.

Román Seña, director del Parque Agroindustrial del Norte (PAIN), señaló que en 2010 solo existían 25 industrias asentadas en la mancha industrial de Montero, ahora ese número se elevó a 150, sin contar las más de 30 unidades productivas que todavía operan cerca de la zona urbana de esta ciudad.

Todas estas industrias reciben cerca de 350.000 toneladas de arroz en sus silos, y otras 450.000 toneladas de granos entre soya, maíz, sorgo, frejol y sésamo.

Actualmente, el área fabril de Montero cuenta con 600 hectáreas, que están saneadas, pero su extensión llega a las 2.500 hectáreas.

Puerto Seco

Ahora la apuesta es mayor, con Puerto Seco, un centro de comercialización de granos que se construirá en el centro del PAIN, tendrá una extensión de 11 hectáreas. De esta cantidad, siete serán adecuadas para la comercialización de granos.

Por su ubicación geográfica, según Seña, Montero recibe cultivos del Norte Integrado, de la zona este y sur del departamento, además de casi el 80% de la producción de arroz de Beni. En la actualidad, según el funcionario, la comercialización de estos cultivos se hace en algunas balanzas ubicadas sobre la doble vía Guabirá-Montero.

Pero esto cambiará cuando Puerto Seco, entre en operación en los próximos siete meses. “Es un lugar donde se concentrará la mayor cantidad de grano. Hoy, Montero es el que define el precio del arroz, del maíz y del sorgo. El de la soya no, pero la tendencia es que lo haga por la presencia de empresas como ADM-SAO, Granorte y Prolega”, afirmó el funcionario.

Los productores ven con buenos ojos el proyecto de expansión industrial montereño. Reynaldo Díaz, presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), señaló que Montero es un actor importante en el tema productivo, en especial por su cuenca lechera. La idea de tener un punto referencial donde lleguen los granos será importante para que los productores logren buenos precios por sus cultivos. “Hay acopios muy grandes y en donde confluyen la producción de Guarayos gracias al Puente Banegas y también llega el maíz del sur, porque mucha gente del interior llega a comprar. Ahí se definen los precios porque se encuentran la industria y el productor”, afirmó Díaz.

Para el presidente de la Asociación de Productores de Maíz y Sorgo (Promasor), Freddy García, el proyecto planteado desde el municipio puede madurar en la primera bolsa de grano, una propuesta que desde su sector ya presentaron al Gobierno central.

“Es interesante tener un lugar donde los productores podamos tener mayores márgenes de ganancias y sacar a los intermediarios. Es una propuesta que todos debemos apoyar”, afirmó.

Actores del desarrollo

Reynaldo Rojas, es uno de los 125 empresarios que en los últimos ocho años se instaló en el área industrial de Montero. El hombre recuerda la odisea que tuvo que pasar para montar, de la nada, su ingenio arrocero en esa zona.

“Las condiciones de antes no eran las más adecuadas”, sostiene, en el interior de su oficina que ahora cuenta con aire acondicionado, pero hace ocho años formaba parte de un espacio de 10.000 metros cuadrados cubierto por maleza y basura, y que se convertía en una profunda laguna cuando llovía.

“Nos costó mucho a mí y a mi padre, tuvimos que limpiar todo y rellenar dos metros, pero nos arriesgamos a invertir”, matizó. Asegura que el esfuerzo valió la pena porque ahora tiene un ingenio que cuenta con todas las condiciones para procesar arroz. “Antes, el parque industrial era un basurero, no había energía. El traslado fue gradual, y las condiciones se fueron dando. No todo fue gracias a la Alcaldía, pero sí hicimos gestiones juntos”, dijo.

Para Rojas, ahora las condiciones son mejores: “tenemos calles pavimentadas, aunque aún faltan muchas cosas, ampliar los canales de drenaje. Pero ahora ya aquí, tenemos que seguir adelante”.

Según datos del gobierno municipal de Montero, solo en accesos y apertura de calles, en el PAIN, se invirtieron Bs 20 millones. Además, desde hace cuatro años rige una ley de impuestos municipales que beneficia los inversores que quieran llegar a instalar una industria.

Yery Vargas, presidente de la Asociación de Ingenios arroceros es vecino de Rojas, y al igual que él tuvo los mismos percances y pasó calamidades. Ahora, es optimista en el futuro que le depara al lugar donde decidió fijar los cimientos de su industria, que pasó de ser un pequeño ingenio a una moderna procesadora de arroz con tecnología de punta.

“Muchas empresas quieren venir ahora porque es una zona estratégica para el acopio de granos. Toda la producción llega acá y se va a Cochabamba, a la Paz, y hasta Perú”, afirmó. Incluso para el empresario, las cosas mejoraron mucho con Puerto Seco.

Para él, con esta infraestructura Montero cobrará mucha mayor relevancia de la que tiene, porque será la región que defina el precio de los diferentes cultivos. “Acá era un basurero, ahora se están dando las condiciones para que los empresarios vengan. Montero será una potencia”.

Mario Baptista: “Puerto Seco es la cereza en la torta”

Potosino de nacimiento, pero montereño por adopción, el alcalde de la segunda ciudad más importante del departamento, Mario Baptista, habló sobre la gran relevancia que cobra el parque industrial de su municipio. Dice que, dentro de poco, su urbe será el pulmón económico de todo el Norte Integrado.

¿Qué hicieron para poder reactivar el parque industrial?

Primero nos propusimos equipar el parque industrial porque cuando llegamos (a la Alcaldía) nadie quería irse, porque no había condiciones, pese a que está sobre dos carreteras troncales, Minero, Saavedra, San Pedro y Okinawa. No hay que olvidar que el sector era un basurero, rellenar eso con tierra costaba mucha plata. Por eso, nosotros hemos puesto énfasis, un año hemos presupuestado instalar gas industrial y ahí está la matriz, otro año presupuestamos mejoramiento de las vías, con ripiado y capa base. Posteriormente, hemos realizado el tendido eléctrico con la iluminación, después pavimentamos las avenidas principales.

¿Costó mucho trabajo entonces, hacer todo esto?

Fue complicado, pero gracias a Dios se sacaron las cosas adelante. Las empresas invirtieron bastante, tuvieron que rellenar el lugar, incluso la tierra les salió más cara que el costo del terreno, pero hoy en día tenemos 600 hectáreas, aprobadas para el asentamiento. El parque nació de una necesidad urgente del productor y comercializador de los diferentes granos, por eso se asentaron silenciosamente.

¿Cuáles son las metas ahora y qué rol tendrá Puerto Seco?

Ahora nos toca equipar, se ha aprobado (la zona industrial) hasta el cuarto anillo, si aprobamos una pequeña parte que nos falta vamos a tener cerca a 1.000 hectáreas para asentamiento. Puerto Seco, es parte del apoyo al productor y comercializador. Se venderán granos en grandes cantidades, no será simplemente una parada o un parqueo, sino un centro de comercialización de granos. Este es el complemento de la producción, yo le dije al ministro César Cocarico, cuando me preguntó ¿qué es esto?, ¿ un mercado?... yo le respondí: lo que ustedes no están pensando, nosotros lo estamos haciendo. Ustedes apoyan a la cadena productiva, con combustible, semillas y riego. Pero no dan el mercado para comercializar.

¿Cuesta que entiendan la importancia del proyecto?

Muchos no lo han entendido aún, pero con el pasar del tiempo lo harán, porque en síntesis Puerto Seco es la cereza en la torta, va a ser el centro donde se va fijar el precio del arroz, en chala, pelau, de maíz, soya, sorgo y todo los cultivos que se están procesando. Muchos no saben, pero en Montero tenemos empresas que exportan chía a Alemania, tenemos aceite de sésamo y chía que están llevando al Japón. Ni qué decir la soya. A través de vías férreas se lleva hasta Brasil, y lo que hemos hecho es darle el impulso, con un leve empujón vamos a ser el pulmón de la economía del Norte Integrado.

PARA SABER

El proceso para la consolidación de la zona industrial comenzó hace 20 años

Se crea norma en 1998. Ese año se promulga la Ley Nº 1909, autoriza a la Municipalidad de Montero a transferir a título oneroso y de acuerdo a reglamento, los terrenos de su propiedad en la extensión superficial necesaria de 183 hectáreas ubicados al Norte de la ciudad de Montero, provincia Obispo Santistevan del departamento de Santa Cruz para la implementación del Parque Agroindustrial del Norte.

Primeros asentamientos. Mediante una ordenanza en 2003, se distribuye ese espacio físico a todos los empresarios que quieran invertir y asentarse, y se hace la distribución, tanto a pequeñas como medianas empresas, y en donde actualmente funcionan empresas como Granorte y Pío Rico.

Mejoras desde 2010. El municipio empieza a inyectar recursos, para mejorar las vías y se refacciona el acceso a servicios básicos como gas, alumbrado público y agua. Además, se sanea y amplía el área a 600 hectáreas. Por otro lado, en 2016 se aprueba una ley municipal que libera de impuestos a los empresarios que lleguen a invertir.

Desarrollo inmobiliario. El municipio delimitó su mancha urbana hasta el cuarto anillo, apuesta por densificar el primer y segundo anillo, recientemente aprobó la liberación de impuestos a los que deseen construir condominios y edificios.