Escucha esta nota aquí

Caminos de las provincias Gran Chaco (Tarija), Cordillera (Santa Cruz) y Sud Chichas (Potosí) son utilizados como rutas para el tráfico de grandes cantidades de marihuana hacia Chile, proveniente de Paraguay. Las confiscaciones, por parte de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) en el Chaco, de 5,4 toneladas a fines de 2015 y de tres toneladas entre enero y abril de este año confirman el boom de este ilícito negocio en el sur del país.

La abundancia de la marihuana en Bolivia supera con creces a la cocaína por su fácil cultivo en cualquier terreno y por su bajo costo de producción y comercialización en el mercado interno. La interdicción de la Felcn es un buen punto de partida para entender este fenómeno, pues en tres meses y medio de 2016 ha decomisado en el territorio nacional 75,7 toneladas de esta hierba, 7,8 t menos que el requisado todo el año 2015.

En lo que respecta a la producción nacional la fuerza antidroga destruyó 70,2 toneladas de marihuana en el primer trimestre de este año superando con 12,8 t la erradicación de cultivos del 2015, cuyo pesaje incluye las hojas y las ramas de dichas plantas (ver cuadro estadístico). Vale puntualizar que la mayor parte de este estupefaciente incautado proviene del hallazgo de plantaciones en regiones tropicales principalmente de Cochabamba y Santa Cruz.

Negocio jugoso en suelo árido
Los traficantes de marihuana aprovechan debilidades naturales y gubernamentales de ambos estados en la región del Chaco, donde existe una frontera común entre Bolivia y Paraguay de 750 kilómetros, con escasa población y minúsculo control estatal.

El director nacional de la Felcn, Santiago Delgadillo, enumeró ‘muchas rutas secundarias y alternas’ que permiten el ingreso y tránsito de sustancias controladas. “Para el logro de sus objetivos los narcotraficantes establecen puntos estratégicos de acopio en poblaciones intermedias y en poblaciones cercanas a la frontera.

Luego de información procesada por el Departamento de Inteligencia se conoce que se están utilizando las siguientes rutas para el tránsito de marihuana procedente de Paraguay: Villa Montes (Tarija), Tupiza y Atocha (Potosí) teniendo como un punto de acopio la localidad de Uyuni y comunidades circundantes para posteriormente ser transportada a Chile por los diferentes puntos o pasos no autorizados que se tiene en la frontera con ese país”, refiere el informe de la unidad policial.

Otra vía utilizada es Villa Montes, Monteagudo (provincia Hernando Siles de Chuquisaca) y localidades del centro de Potosí para luego tomar la carretera principal a Oruro hasta Challapata, por donde nuevamente ingresan a Potosí hasta Uyuni y luego se dirigen a la frontera con Chile.
Una tercera ruta de la marihuana paraguaya ingresa por Boyuibe, Camiri, Cabezas (Santa Cruz) para proseguir a la capital oriental o desviarse a Tarija o Chuquisaca.

“El departamento de Tarija, se ha convertido en ruta para el tránsito del narcotráfico internacional con destino generalmente a Chile y Argentina, sobre todo marihuana paraguaya. Este negocio ilícito en la zona está conformado generalmente por clanes familiares. No se han identificado otras organizaciones”, indicó el informe de Delgadillo.
“Bolivia está siendo utilizada como país tránsito de droga; esta incautación (dos toneladas el sábado) ingresó de Paraguay por el Chaco. Lastimosamente hay demanda en los países vecinos.

Empero, nuestros policías antidroga trabajan las 24 horas. Muchos de ellos tienen una formación especializada desde hace 20 años; eso sumado a los equipos de radio, gps y vehículos que les hemos dotado dan estos resultados. Es el mejor mensaje a la comunidad internacional”, dijo Felipe Cáceres, viceministro de Defensa Social.

Gonzalo Moreno, subgobernador de la provincia Cordillera de Santa Cruz, cree que los narcos aprovechan el Chaco por su gran extensión, por su topografía y por su escasa población. “Nuestra provincia es inmensa. Yo he tardado un mes en recorrer el territorio”, señaló la autoridad