"Soplón, infidente y caserito", esos fueron los adjetivos que el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, usó para referirse al periodista cruceño Carlos Valverde, que sacó a la luz la denuncia por tráfico de influencias entre el presidente Evo Morales, su exnovia y empresaria, Gabriela Zapata; y la firma China CAMC. 

"Es un ataque montado por Estados Unidos y ejecutado por Carlos Valverde, por algunos medios de comunicación y también las redes sociales (...) El tema de fondo es cortarle la cabeza al presidente Evo Morales", manifestó la autoridad en conferencia de prensa en Palacio de Gobierno. 

Conoce más: Morales "no perdonará" la conspiración en su contra

La autoridad se valió de libros del comunicador, documentos y cables wikileaks para señalar que Valverde es "agente" de la embajada de los Estados Unidos en Bolivia. Alertó sobre un "ataque coordinado" para desacreditar la imagen del primer mandatario. 

"Carlos Valverde se hace cargo de la operación de CAMC, que por supuesto es una operación que como no es suficiente el descrédito, ataques de algunos medios, pero sobre todo de Carlos Valverde, que no hay nada mejor que matar dos pájaros de un tiro. Matar la credibilidad del presidente Evo Morales y amplificar la idea de corrupción dentro del Gobierno nacional", aseveró.

Lee también: Evo evaluará la expulsión del encargado de EEUU


Recordó "vínculos" del periodista durante el intento de desestabilización del Gobierno de Morales durante 2007 y 2008. "El experto periodista, experto en inventarse cosas, experto en desacreditar al Gobierno nacional", remarcó.

Agregó también que "Valverde tiene muchas cosas que decirle al país tiene que revelar su impostura periodística para que se le descubra el rostro de soplón, y es la propia embajada de los Estados Unidos y Wikileaks los que lo revelan".

Puedes ver: “No creo que cometan la torpeza de meterme preso”

Quintana advirtió acerca de "otros" encargados de afectar y atacar la imagen de Evo. "Este es un ataque alevoso de Estados Unidos, por supuesto contra Bolivia, porque nos hemos convertido en un referente internacional de como se hacen las cosas", ratificó.

"Quieren afectar la presencia del Estado de China en el país, que puedan existir irregularidades, está bien, pero acaso las empresas norteamericanas no se han convertido en los cuervos de la economía mundial (...) Quieren frenar el gran proyecto de industrialización que estamos llevando a cabo, con algunas empresas chinas, entre otras", concluyó.