El Movimiento Al Socialismo (MAS) busca distanciar la imagen de Evo Morales de las denuncias de corrupción para la campaña por la reelección, según señaló a EL DEBER el coordinador político del oficialismo en La Paz y ministro de Desarrollo Rural, César Cocarico. 

"El Fondo Indígena ha sido algo muy especial en el sentido negativo porque se ha llegado a estigmatizar a todas las organizaciones sociales y hay que ver la verdad, pero es un hecho que ha afectado y es algo que tenemos que cambiar", explicó el personero. 

La autoridad aseguró que el MAS no perdió en el referendo autonómico, pero admitió que muchas debilidades quedaron expuestas en la derrota de algunos candidatos en las elecciones subnacionales, tal es el caso de El Alto, La Paz y la Gobernación. 

"Fueron nuestros errores. En las elecciones subnacionales no teníamos candidaturas que pudieran generar credibilidad. Las encuestas muestran que podemos trabajar bien en este escenario. La gente esta muy inquieta en La Paz y esperamos lograr muchas cosas".

Sostuvo también que los militantes del MAS en La Paz "necesitan mayor coordinación, que se les hable día a día", debido a que la idea del oficialismo es recuperar su liderazgo en la región. "La oposición ha sabido manejar en el imaginario de la gente estas denuncias sobre corrupción y ahora es algo que tenemos que evitar", agregó. 

La militancia del partido en función de Gobierno ya inició con su campaña por la reelección, pese a que no existe una convocatoria para el referendo de modificación parcial de la Constitución Política del Estado. Se prevén masivas concentraciones y el pintado de murales.