150 días y aproximadamente 170 millones de bolivianos necesitará el Tribunal Supremo Electoral (TSE) para organizar el referéndum revocatorio de mandato para las autoridades del Órgano Judicial Plurinacional (OJP), según reveló Wilfredo Ovando. 

"Nuestra obligación es organizar, administrar y ejecutar cualquier referéndum (...) Hay varios plazos, por ejemplo la convocatoria de 150 días antes de la consulta. Nosotros extremaríamos esfuerzos, pero debe oficializarse la decisión de realizarlo. Un referéndum es una elección y normalmente el presupuesto amerita lo de un proceso nacional", sostuvo el vicepresidente del TSE.  

Explicó que "se tiene conocimiento de una idea del presidente Evo Morales, pero nada oficial". Sin embargo, aclaró que cuando se concrete la solicitud se comenzará a elaborar un cronograma de actividades para llevar adelante la consulta sobre la administración de justicia en el país. 

El primer mandatario señaló ayer que "esta pensando, planificando, aceleremos después del 22 de enero y que el pueblo defina, mediante un referéndum, una profunda revolución en la justicia boliviana". "Las autoridades electas no han respondido a la población".

Hoy la ministra de Justicia, Sandra Gutiérrez, confirmó que la consulta será para revocar de su mandato a las autoridades electas en el Órgano Judicial y sostuvo que la determinación la asume el Órgano Ejecutivo por la crisis ante la crisis que existe. 

"Al crear, al establecer que tanto los magistrados de los Tribunales, al ser ellos elegidos por menos del 50 por ciento del voto de la población, se creían dioses. Esto va a servir de ejemplo para que sepan que la población tiene el derecho de dejar sin efecto su elección y sirva como un baño de humildad", manifestó la autoridad.