Escucha esta nota aquí

De 384 causas registradas en 2012, se pasó a 808 en 2014, según datos recopilados por la Defensoría del Pueblo. Las cifras, que casi se triplican, tienden a incrementarse en la medida en que aumenta el ritmo de las denuncias. 

"Estas cifras son aún mayores debido al subregistro, hay muchos casos que no se denuncian o no se conocen”, afirmó la autoridad, al conmemorarse durante esta jornada el Día Mundial contra esos crímenes.

Sostuvo que esos hechos "son un flagelo mundial que día a día cobra más víctimas porque estamos frente a una organización criminal mundial perfectamente instalada que se mueve a nivel internacional y lo deseable es estar preparados para desactivar estos mecanismo a través de estrategias estatales, pero en la práctica no es así”.

De acuerdo con la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (FELCC), los datos muestran un aumento en los casos denunciados e investigados a partir de la promulgación de la Ley contra este flagelo. En 2012 se registraron 384 casos, en 2013 fueron 428 y el Fiscal General del Estado atendió 808 causas de trata durante el año 2014.

Conoce más: ¿Qué hacer cuándo alguien desaparece?

Las ciudades de La Paz y El Alto son las que más concentran las denuncias sobre trata, seguidas de Santa Cruz y Cochabamba; las principales víctimas siguen siendo mujeres de entre 13 y 17 años que representan el 90 por ciento.

“En un lapso de diez años la cantidad de casos se ha multiplicado por 10 y la cifra aumenta cada año; hasta la fecha, tenemos solamente 12 sentencias condenatorias por este delito, aunque existen 85 procesos en juicio oral, en tanto que en 2014, en 24 municipios del país, incluidas las capitales, se registraron 107 denuncias de las cuales no hay imputaciones”, manifestó. 

Crimen lucrativo 

Según un informe de la Organización de Naciones Unidas (ONU), la trata y tráfico de personas es el tercer negocio ilícito más lucrativo en el mundo, con dividendos anuales de al menos 32 mil millones de dólares y 12 millones de víctimas en todo el planeta, sobre todo mujeres, niños y niñas.

Las víctimas son vendidas a organizaciones criminales que trabajan con redes de prostitución, explotación laboral y venta de sus órganos, por lo que instó al Gobierno a adoptar mejores estrategias que permitan hacer frente al crimen.

También puede leer: En Bolivia operan redes extranjeras