Escucha esta nota aquí

 El conflicto médico cumplió el lunes, víspera de Navidad, 33 días de paro indefinido con la realización de una masiva marcha de teas blancas, que recorrió las principales calles y avenidas de la ciudad de La Paz.

La marcha, convocada por el Comité Departamental de Salud, inició con una misa en la Capilla del Hospital de Clínicas y luego se dirigió hasta el Hospital Obrero, donde los médicos en huelga de hambre se mostraron emocionados por el apoyo a su demanda.

"Compañeros, amigos, me duele mucho ver tanta gente aquí en una noche que todos deberían estar en su casa, pero sabemos que perseguimos un objetivo digno, que solo busca una verdad, el acto médico nunca debe ser criminalizado", dijo el médico Ramiro Pinilla, uno de los huelguistas.

Agregó que cada día más sectores se suman a la protesta de los médicos, que exige al Gobierno la eliminación del artículo 205 del Código de Sistema Penal, que legisla la mala práctica profesional, y el Decreto Supremo de creación de la Autoridad de Fiscalización del sistema de salud.

"Nosotros queremos dejar a nuestros hijos una Bolivia libre y una profesión médica digna para las generaciones que vienen", remarcó.

Mira qué dice el artículo 205:

Luego la marcha -que también contó con la participación de los familiares de los médicos y otros ciudadanos, como la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) Amparo Carvajal- se dirigió hacia el centro paceño.

Finalmente, la movilización, en medio de estribillos en contra de la ministra Ariana Campero y el presidente Evo Morales, llegó hasta el edificio del Ministerio de Salud, que por primera vez no estaba con resguardo policial.

En el lugar, los manifestantes dejaron los carteles que llevaron durante todo el recorrido con la inscripción "apoyo a nuestros médicos".