Escucha esta nota aquí

El volcán nevado ecuatoriano Cotopaxi, registró el domingo "emisiones leves de ceniza" aunque su actividad no se ha elevado considerablemente, tras desatar una alarma que llevó al gobierno a imponer el estado de excepción sobre el fenómeno.

El ministro coordinador de Seguridad, César Navas, única fuente autorizada por decreto para informar sobre la situación del volcán, indicó que "se han presentado señales sísmicas que corresponden a emisiones leves de ceniza".

Navas agregó que, conforme a un reporte técnico "la actividad del volcán Cotopaxi no se ha incrementado" con respecto a los últimos días. "Continuamos en alerta amarilla", un grado intermedio de riesgo, escribió Navas.

De 5 897 metros de altura, el Cotopaxi, cuya última erupción data de 1877, ha registrado desde el viernes varias explosiones y lanzado cantidades importantes de ceniza, que obligaron a la "evacuación preventiva" o voluntaria de 505 personas. La mayoría de evacuados son habitantes de las riberas de la provincia de Cotopaxi, y permanecen en refugios.

Las columnas de material volcánico han alcanzado hasta los 8 km de altura sobre el cráter. En Lasso, uno de los poblados bajo influencia del coloso, los lugareños aprovecharon el período de relativa calma de este domingo para regresar a sus actividades.

El incremento de la actividad condujo al gobierno del presidente Rafael Correa a imponer el sábado (15 de agosto) el estado de excepción por hasta 60 días que determina la utilización de las reservas económicas del Estado