El presidente ruso, Vladímir Putin, dijo que Occidente "ha decidido que es un imperio y que todos los demás son vasallos" a los que hay que aplastar, y opinó que quieren convertir al "oso ruso" en un "trofeo de caza".

En su conferencia de prensa anual, Putin acusó a los socios occidentales de querer levantar un nuevo Muro de Berlín, esta vez "virtual", con sus medidas contra Rusia.

"¿Acaso no es un muro el escudo antimisiles al lado de nuestras fronteras? ¿Acaso no es un muro (...) la ampliación de la OTAN al Este, algo que nos prometieron que no pasaría tras la caída del muro de Berlín?", se preguntó el líder del Kremlin.

Sanciones contra Rusia

Putin volvió a referirse a las sanciones de Occidente contra Moscú, adoptadas por el papel de Rusia en la crisis de Ucrania, como un nuevo intento de Estados Unidos y Europa de "arrancar las garras y los dientes al oso" ruso para que se convierta "en un trofeo de caza".

"A veces pienso si no sería mejor que el oso se quedara tranquilo, comiendo bayas y miel. A lo mejor así lo dejarían en paz.

¡No le dejarán! Porque siempre intentarán ponerle la cadena. Y cuando lo encadenen, le arrancarán los dientes y las garras, que a día de hoy son (nuestra) fuerza de contención nuclear", dijo el mandatario ruso.

Daños a la economía rusa 

Al mismo tiempo, reconoció que las sanciones occidentales ya han hecho daño a la economía rusa, y son causantes de "en torno al 25-30 por ciento de los problemas económicos" que sufre el país.

Por otro lado y tras admitir la presencia de voluntarios rusos en el Este de Ucrania, combatiendo en el bando rebelde, Putin reiteró que "en la conciencia social" de Rusia, el conflicto armado en las regiones rebeldes ucranianas "es una operación de castigo llevada a cabo por las actuales autoridades de Kiev".

"No fueron los milicianos del este los que enviaron sus unidades a Kiev, sino las autoridades de Kiev las que llevaron a sus fuerzas armadas al este", subrayó el jefe del Kremlin, que volvió a calificar de "golpe de Estado" el vuelco de poder que vivió Ucrania a comienzos de este año