Escucha esta nota aquí

El descubrimiento realizado durante trabajos de renovación en el sótano de Monoprix, un supermercado ubicado en París, ha revelado lo que los expertos creen que son víctimas de una enfermedad repentina, que se asemeja a un brote de peste bubónica y podría ser útil para los historiadores que estudian entierros de la Edad Media.

Ocho fosas comunes se han descubierto hasta ahora, siete pequeñas parcelas y una mucho más grande, de la que ya han sido extraídos 150 esqueletos.

El supermercado está ubicado sobre el antiguo cementerio del hospital Trinidad, fundado en el siglo XII y fue destruido a finales del siglo XIX. Los expertos dicen que la organización de las tumbas se debe a una "crisis de mortalidad en masa".

,