Escucha esta nota aquí

"No voy a seguir con este circo", exclamó entre lágrimas Ligia Velásquez, la magistrada suspendida del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) al abandonar el juicio de responsabilidades que se le sigue en la Cámara de Senadores. 

La autoridad electa por el voto popular  determinó renunciar irrevocablemente a su cargo como autoridad judicial para suspender así el proceso que se le sigue por paralizar la aplicación de la Ley del Notariado en el país. 

"Se nos niega producir la prueba ofrecida, nunca ha sido un juicio y lo que corresponde por responsabilidad con mi familia, con mis hijas, es dejar de actuar para estos señores y presentar mi renuncia. No voy a seguir más con este circo", aseveró la autoridad en contacto con EL DEBER. 

Velásquez informó que no les dejaron volver a convocar a los testigos que presentaron para afrontar el proceso. "Ya ante tamaña vulneración de derechos, sabiendo que este pseudo proceso ya tiene sentencia, yo he decidido alejarme porque mi salud no me permite continuar", agregó. 

Según la vigente Ley 612, si una autoridad acusada en un proceso de juicio de responsabilidades renuncia a su cargo antes de la emisión de sentencia, el caso será archivado. La magistrada hizo constar ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) su dimisión. 

La pasada jornada el propio Tribunal de Sentencia, conformado por la mayoría oficialista, determinó retirar del proceso hasta la próxima legislatura a Gualberto Cusi, por problemas de salud, pero no lo restituyó en su cargo. 

Con la determinación de Velásquez, la única autoridad que todavía continúa el proceso es la magistrada Soraida Chanez, que reiteró su decisión de acudir ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).