Escucha esta nota aquí

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, reveló ayer que invitará al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a su toma de posesión el 1 de diciembre.

“Trump va a ser invitado y dependerá de su agenda y de lo que él decida”, sostuvo en rueda de prensa López Obrador, quien señaló que México y EEUU son “países vecinos” y tienen “relaciones económicas y vínculos de amistad”.

López Obrador, líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), ya habló por teléfono con los presidentes de Bolivia, Evo Morales; de Argentina, Mauricio Macri; de Chile, Sebastián Piñera, y de Ecuador, Lenín Moreno, así como con el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez.

Su primera toma de contacto con el Gobierno de Estados Unidos tendrá lugar el 13 de julio, cuando se reunirá junto con el actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, con el secretario de Estado, Mike Pompeo.

Peña Nieto también ha invitado a López Obrador a asistir a la cumbre de la Alianza del Pacífico que tendrá lugar en Puerto Vallarta, en el occidental estado mexicano de Jalisco, a fines de mes.

 Tanto en la reunión con Pompeo como en el foro de Puerto Vallarta, López Obrador irá acompañado de Marcelo Ebrard, su propuesta para dirigir la Cancillería. El futuro presidente de México explicó que su política exterior se basará en los principios de no intervención y de autodeterminación de los pueblos, y concluyó: "Amor y paz en política exterior".