Escucha esta nota aquí

Adrián Oliva, gobernador electo de Tarija, recibirá la administración departamental el próximo mes de junio con un presupuesto casi nulo debido a que la actual gestión de Lino Condori, del Movimiento Al Socialismo (MAS), comprometió todos los recursos económicos destinados para todo el 2015.

Mauricio Lea Plaza, asambleísta electo por Unidad Departamental Autonómica (UD-A), partido que llevó a la Gobernación a Oliva, reveló que un primer informe del estado económico de las arcas departamentales da cuenta que no hay dinero para futuros proyectos que puedan encarar las nuevas autoridades departamentales en este año.

“Tenemos pagos por 9.000 millones de bolivianos, por proyectos que fueron firmados por la gestión de Lino Condori, lo que significa que el presupuesto departamental estaría comprometido al 2019. La Gobernación está en bancarrota”, dijo Lea Plaza en declaraciones recogidas por radio Fides.

Desde la actual Gobernación desmintieron que la institución departamental se encuentre en quiebra. El secretario de Hacienda, Grover Pereira, explicó que este dinero está comprometido debido a que los proyectos son parte del Plan Operativo Anual que fue elaborado en 2014.

"Nosotros, cuando hemos recibido la Gobernación, también hemos recibido la Gobernación con el POA (Plan Operativo Anual) elaborado de la próxima gestión y lo mismo van a recibir ellos. Es un POA aprobado por ley financiera que hemos elaborado nosotros con una visión y si no se comparte esa visión ellos tendrán que cambiar ese tema”, dijo