Escucha esta nota aquí

En medio de un divorcio mediático y de mutuo acuerdo, Kary Arias, la ahora exesposa del defensor del pueblo, David Tezanos, aceptó hablar con Sociales sobre el fin de su matrimonio, que duró cuatro meses.

La comunicadora social, que fue una de las protagonistas de las cápsulas informativas de la Defensoría del Pueblo, cuenta, pidiendo respetar sus palabras y sus silencios, cómo atraviesa este trance y lo que significó para ella estar casada por tan corto tiempo.

 ¿Qué significó para vos el matrimonio con David?
Quise en algún momento de mi vida negarme a creer en el amor, pero lo cierto es que nací y moriré siendo una idealista romántica. Gente como yo corre el peligro de estrellarse con una realidad que no está hecha con ideales. Creí haber encontrado al hombre perfecto, pero los príncipes azules no existen, solo hay pitufos azules.

 Te has mostrado firme y fuerte, ¿qué se viene para Kary?

Debo reinventarme. Lo mejor sería tomarme unas largas vacaciones mentales y emocionales y comenzar a desarrollar sueños que arrastro. En literatura tengo dos proyectos dormidos que debo sacudirlos para que despierten y comiencen a caminar.

 ¿Qué mensaje das a las mujeres que atraviesan un divorcio?

Paciencia con ellas mismas, siempre es bueno el desahogo y la catarsis. La carga familiar y social de nosotras las mujeres es mucho más pesada que la de los hombres, pues los hijos, el trabajo y el qué dirán nos persigue y nos acosa. Esta sociedad es implacable, no nos perdona y nos somete a una semiesclavitud solapada.

 Hace algunas semanas circuló en las redes sociales que fuiste víctima de violencia intrafamiliar, ¿esto es real?

Sobre especulaciones, nada se puede decir. Los problemas íntimos quedarán entre nosotros, así debe ser.