Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, afirmó que para mejorar la lucha contra el narcotráfico se debería intercambiar información con la Administración para el Control de Drogas estadounidense (DEA), de EEUU, sin que esto signifique que esa organización regrese al país.

Moldiz recordó que en 2011 Bolivia firmó con Estados Unidos un acuerdo marco que establece una relación de mutua confianza sin injerencia, pero con una responsabilidad compartida en la lucha contra el narcotráfico.

"Hay que pasar a otra etapa. ¿Qué implica eso? Intercambiar información. No hay necesidad que la DEA vuelva a este país", sostuvo Moldiz en una entrevista en Cadena A.

El ministro de Gobierno dijo que Bolivia hace su parte en la lucha contra las drogas al reducir sus cultivos de coca e incrementando la interdicción sin apoyo de Estados Unidos, pero ese país también debe hacer lo suyo controlando la demanda de su población que consume drogas.

En noviembre de 2008 el presidente Evo Morales decidió suspender las operaciones de la DEA, tras acusarla de "espionaje" y "conspiración" contra su Gobierno.

El mandatario acusó a este organismo estadounidense de apoyar económicamente, en 2008, a sus opositores para desestabilizar su Gobierno, con la toma de aeropuertos de Santa Cruz, Pando, Beni y Tarija.

Cultivos de coca en Bolivia

Sobre los cultivos de coca, el ministro de Gobierno dijo que en Bolivia hay 22.000 hectáreas. De esta cantidad, 14.000 son destinadas al consumo legal y 5.000, a la industrialización, lo que hacen un total de 19.000 hectáreas que, según Moldiz, estaría en el límite permitido.

Se espera, señaló la autoridad de Gobierno, que estas cifras den paso a la modificación de Ley 1008 para que se contemple el carácter cultural, áreas de cultivo, fines medicinales y exportación industrialización de la hoja milenaria.

Actualmente la Ley 1008 permite el cultivo de 12.000 hectáreas de coca en zonas productoras.