Escucha esta nota aquí

El Gran Festival es el nombre que utilizan Los Kjarkas para referirse al certamen que el presidente Evo Morales les encargó impulsar públicamente y que hará competencia al de Viña del Mar.

La familia Hermosa donará entre 3 y4 hectáreas de la hacienda Doña Elvira, ubicada en la zona de Chilimarca, distante a 10 kilómetros de Cochabamba, para la construcción de un anfiteatro que albergará a 25.000 personas y que contará con un estacionamiento para 2.000 vehículos, sala de prensa, camerinos de primer nivel, sala de control para televisión, sala de control de sonido, entre otros espacios.

El anteproyecto ha sido diseñado por un grupo de estudiantes de la facultad de Ingeniería de la Universidad Mayor de San Simón y cuenta con la aprobación de la Brigada Parlamentaria Cochabambina. “Se trata de un escenario muy anhelado. Se han elegido dos de 26 maquetas que participaron de un concurso público”, dijo Gonzalo Hermosa, director de Los Kjarkas a EL DEBER.

Más de 25 artistas de todo el país confirmaron su asistencia para este martes, a las 10:30, en la hacienda sede de Los Kjarkas, para reunirse con Evo Morales y debatir sobre las características del festival boliviano que aún no tiene nombre ni fecha tentativa. Entre los líderes de agrupaciones y músicos representativos de Bolivia están Fabio Zambrana y Guísela Santa Cruz.

Hermosa anticipó de que la construcción estará administrada por una instancia pública y que albergará no solo al festival que Evo Morales pretende que sea “mejor que el de Viña del Mar”, sino también conciertos internacionales de distintos géneros como rock, pop y música clásica.