Escucha esta nota aquí

Marcelo Flores, de 45 años, subió a un taxi a las 22:00 del jueves y por poco termina asaltado por el conductor. Según su relato, el taxista aprovechó que se había dormido para sustraerle su dinero, pero reaccionó a tiempo y lo encontró ‘con las manos en la masa’.

Al percatarse que el conductor le había sustraído los 23.000 bolivianos que llevaba en el bolso, Marcelo le cortó un dedo de la mano derecha con un cortaplumas que llevaba consigo y se agarraron a golpes.

Finalmente, el pasajero terminó reduciéndo a patadas y dejó inconsciente a su oponente hasta que llegó la Policía. Los agentes de la institución del orden recuperaron parte del dinero robado.

El taxista está internado en un centro de salud.