Escucha esta nota aquí

Haddonfield, Illinois será el escenario del enfrentamiento pendiente entre Laurie Strode (Jamie Lee Curtis) y el temible sicópata enmascarado Michael Myers (Jim Courtney) quien intentó asesinarla y que hace 40 años asustó a los cinéfilos con sus sangrientos ataques a cinco personas que esta población antes de ser enviado al sanatorio.

La nueva versión del largometraje, filmado en Carolina del Sur, (EEUU), pretende devolverse hasta la primera película lanzada en 1978 con más terror, drama y suspenso.

La magia de Carpenter

La primera película de Halloween fue uno de los filmes más taquilleros de la época y desde su éxito se han desarrollado nueve secuelas más, pero ninguna ha logrado encantar al público como lo hizo la cinta original.

La nueva entrega pretende brincarse todos los largometrajes desarrollados a lo largo de cuatro décadas y regresar al origen de la historia escrita y dirigida por John Carpenter.

El director regresará a la undécima cinta, pero esta vez como productor ejecutivo, junto a James Blum. Mientras que la dirección de la nueva versión estará a cargo de David Gordon Green, quien además coescribió el guion junto a Danny McBride.

Expectativas

Halloween ha generado gran expectativa dentro del mundo cinematográfico, no solo por el regreso del largometraje a la versión original, sino por la participación en la producción de Carpenter y el regreso de Lee Curtis.

El miedo de ella sigue ahí, y es uno de los aciertos más importantes del filme, que pudo haber convertido al personaje en una figura invencible y poco creíble. Su vulnerabilidad en momentos de tensión añade humanidad y lo aleja de la peligrosa tendencia de crear personajes femeninos sin imperfecciones.