Escucha esta nota aquí

El Gobierno de Colombia valoró este jueves la decisión de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de anunciar un cese al fuego unilateral e indefinido pero rechazó las condiciones que la guerrilla impuso para que este se haga efectivo.

Las FARC informaron el miércoles que la pausa en las hostilidades "que debe transformarse en armisticio" entrará en vigor a las 00:01 horas del 20 de diciembre y debe ser verificado por organismos internacionales, hecho que es rechazado por el Gobierno colombiano.

Las FARC condicionaron igualmente la duración del cese el fuego a que no haya acciones militares en contra de sus unidades, posibilidad que al igual que la de la supervisión externa fue rechazada por las autoridades colombianas.

"Valoramos el gesto de un cese al fuego unilateral e indefinido, pero no podemos aceptar esas condiciones como la de una verificación internacional. Vamos, eso sí, a analizar muy bien el avance y el cumplimiento de este cese al fuego, porque me parece que es un buen paso inicial", manifestó el presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

El mandatario consideró, sin embargo, que el anuncio de las FARC muestra que el proceso de paz iniciado hace dos años en la capital cubana va "en la dirección correcta".

Santos subrayó además que la advertencia de la guerrilla, de que el cese el fuego "se daría por terminado" en caso de que se constate que las "estructuras guerrilleras han sido objeto de ataques por parte de la fuerza pública", tampoco es aceptable.

"Por supuesto, ni el presidente de la República, ni ningún miembro de las Fuerzas Armadas puede dejar de cumplir con la Constitución y con la leyes de Colombia que nos obligan a defender la seguridad y las libertades de todos los colombianos en todos los rincones de la patria", dijo y añadió que "por ningún motivo" habrá excepciones en esa obligación.

No aceptan la exigencia de verificación

En un acto en Quibdó, capital del Chocó, uno de los departamentos más pobres de Colombia y que más ha sufrido las consecuencias del conflicto armado, Santos reiteró la postura manifestada a primera hora de este jueves en un comunicado de la Presidencia.

"La exigencia de verificación para el cese unilateral es una condición que el Gobierno no acepta", señaló el comunicado.

Esta verificación, según las FARC, estaría a cargo de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la ONG Frente Amplio por la Paz.

Discutir más adelante
?

En Quibdó, el presidente aseguró que "la verificación que están pidiendo" se puede discutir pero más adelante, cuando las negociaciones de paz, que entraron en un receso navideño hasta mediados de enero, terminen el punto de víctimas que está en discusión y pasen al del fin del conflicto, que es parte de la agenda de cinco puntos a ser tratada entre el Gobierno y las FARC.

Para Santos, que se opone rotundamente a la propuesta de las FARC de declarar un cese el fuego bilateral durante las negociaciones, el nuevo anuncio de la guerrilla es "un regalo de Navidad" que debe abrirse con cuidado porque en su interior trae una rosa "con un tallo lleno de espinas".

Apoyo a la tregua

Desde que se iniciaron los diálogos en Cuba, en noviembre de 2012, las FARC declararon dos treguas navideñas unilaterales pero de duración determinada, a diferencia del cese el fuego indefinido planteado esta vez.

Sea como fuere, la propuesta de las FARC ha sido celebrada por diferentes sectores que esperan que sirva para que Colombia comience en esta Navidad un periodo de paz que se prolongue ojalá hasta la firma de un acuerdo definitivo con esa guerrilla.

“Este es un gesto esperanzador cuya implementación efectiva generaría confianza en que el proceso de paz avanza hacia la finalización del conflicto", manifestó en un comunicado la Oficina de la ONU en Colombia.

Con esa apreciación coincidió el partido Alianza Verde, que lo definió como "un gesto que ratifica la victoria del diálogo sobre la confrontación, para que nunca nadie tome un arma para defender una idea".