Escucha esta nota aquí

“¿Qué debe saber ese paciente que está dializando o ese adulto mayor que está en terapia intensiva?, que el Estado va a asumir la responsabilidad. Debe dejar de ser una preocupación para la persona que está en el servicio tercerizado, a través de clínicas privadas, el pago de estos servicios”, expresó ayer la presidenta del Concejo, Angélica Sosa, al garantizar la continuidad de la asistencia de pacientes en centros privados, avalada por la aún vigente Ley 475.

La presidenta de Concejo hizo estas declaraciones, un día después de haberse reunido con la ministra de Salud, Gabriela Montaño, encuentro que le permitió aclarar algunas dudas sobre el proyecto de Ley 1069, modificatoria a la Ley 475, y que se tomen en cuenta las observaciones que tiene el gobierno municipal cruceño sobre la nueva normativa.

“El paciente no debe de preocuparse bajo ninguna circunstancia por el pago del servicio. A él no le interesa si es competencia de la Alcaldía, de la Gobernación o del Gobierno; solo sabe que es tuición del Estado”, agregó Sosa, al insistir que el servicio que se brinda a pacientes derivados a clínicas privadas no será cortado.

Sosa explicó que a partir de marzo, cuando entre en vigencia la nueva ley, estas prestaciones serán asumidas por la instancia nacional, a través de las gobernaciones, y que hasta el lunes se definirá quién asume los pagos por los servicios de enero y febrero, que están pendientes.

Explicó que este desfase se debió a un vacío legal, pero se espera que hasta el próximo lunes el Ministerio de Salud emita una normativa definiendo quién asume el pago de estos dos meses.

“Si se define que lo haga la Alcaldía, se lo hará; si es la instancia departamental, lo harán; y si es el Gobierno, se lo hará. Lo importante es que ya hay una solución y las clínicas deben saber eso”, agregó Sosa.

Con respecto a los meses impagos de la gestión 2018, estos serán cubiertos por el gobierno municipal.

De hecho, el gerente de maternidad Percy Boland, Jesús Flores, informó de que ya hay un compromiso de la Alcaldía municipal para la cancelación de Bs 2 millones por el pago a privados, de una deuda que alcanza a Bs 16,5 millones por seis meses de la gestión pasada.

Fue escuchada

La presidenta del Concejo dijo sentirse contenta porque fue escuchada en la reunión con la ministra de Salud, donde planteó las ocho observaciones que tenía el gobierno municipal al proyecto de ley. Sosa destacó que producto de este encuentro se logró mantener la coparticipación tributaria en 15,5% para que las alcaldías puedan atender (exclusivamente) el primer y segundo nivel del sistema público de salud y no como antes, pues de ese 15,5% también salía dinero para el tercer nivel que no era su competencia.

Pero lo más importante, según la edil, fue haber conseguido que los seguros de los gobiernos municipales, entre ellos el Seguro Municipal de Salud, se mantengan y se complemente con el Sistema Único de Salud (SUS). “Estábamos excluidos (por el Seguro Municipal de Salud) y se logró que se agregue a la nueva ley. Cómo no vamos a estar contentos”, manifestó Sosa.

Buscan consenso

Por otro lado, la Cámara de Diputados decidió ayer suspender el tratamiento del proyecto de Ley del SUS hasta el próximo lunes para que el Ministerio de Salud y el Colegio Médico de Bolivia encuentren consensos durante el fin de semana.

“Estamos haciendo esfuerzos supremos para que se pueda consensuar esta ley, principalmente producto de un acuerdo con los médicos y para tal efecto, el tratamiento de la presente ley se va a diferir hasta el día lunes”, dijo el presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda.

A su vez, la ministra de Salud indicó que durante hoy y mañana el sector médico y su ministerio trabajarán “por tiempo y materia” hasta tratar de lograr un acuerdo sobre la Ley del SUS.

“Hay algunos puntos que hay que clarificar sobre la ley y fundamentalmente sabiendo que el tema principal tiene que ver con el financiamiento que el Gobierno nacional va a garantizar para que el SUS funcione a partir del 1 de marzo”, afirmó.

Borda agregó que si existen temas que hay que modificar o que puedan generar malas interpretaciones, se lo hará para contar con una norma clara. Por otra parte, dijo que en la reunión con los médicos se evidenció que el sector no se opone al SUS.

“Yo advierto que existe un factor común y que han demostrado ayer los médicos, cuando han expresado que no se oponen al SUS, lo cual es un primer elemento que vamos a debatir mañana”, manifestó.

El presidente del Colegio Médico de Bolivia, Erwin Viruez, indicó que el sector se ha visto sorprendido porque se esperaba una ley del SUS y lo que encontró fue una ley que amplía las prestaciones de la 475. “No existe una ley del SUS, lo que se ha hecho es una modificación a la Ley 475, a la cual los profesionales de salud hemos pedido la paralización de su tratamiento porque no es una norma consensuada. Además, sabemos que hay deficiencias en el sistema de salud y si no hay mejoras sería congestionar más los hospitales”, expresó el representante de los médicos.

El Gobierno destinó un presupuesto inicial de 200 millones de dólares para la implementación del SUS, lo que los médicos consideran insuficientes.