Escucha esta nota aquí

El vicepresidente Álvaro García Linera declaró que el Estado no mantendrá financieramente a la Empresa Nacional de Textiles (Enatex) y que se realizarán más despidos de sus trabajadores.

"El Estado no va a mantener una empresa en quiebra, (eso) es utilizar los recursos de toda la población", dijo el vicepresidente en una rueda de prensa.

García Linera agregó que "esto va a significar que algunos trabajadores van a tener que salir (de la empresa)" y "que hay que adecuar el número de producción y el número de trabajadores para que salga a flote".

El vicepresidente expresó que "no queremos el quiebre de la empresa".

70 textileros fueron despedidos

Enatex atraviesa por una grave situación económica debido a la pérdida en el mercado y en la producción. En el último trimestre se han registrado al menos 70 despidos directos y 550 trabajadores dejaron la empresa de manera voluntaria a cambio del pago de sus beneficios sociales, salarios y aguinaldos devengados.

El Gobierno creó la empresa estatal Enatex en 2010 sobre la base de Ametex, que enfrentaba una mala situación financiera. "Recuerden que Enatex era una empresa privada que quebró y ahí había la opción de que los trabajadores queden desempleados (…) El Estado apoyó para que no se cierre, pero este esfuerzo no sirvió, tenía una planta muy grande de trabajadores", afirmó el vicepresidente.

El ministro de Trabajo, Gonzalo Trigoso, indicó hace dos semanas que Enatex está dispuesto a recontratar al personal retirado o que renunció una vez que la factoría funcione a su máxima capacidad.

"Cuando la fábrica se reactive y funcione a su mayor capacidad instalada, se va a recontratar a los trabajadores que fueron despedidos, o que hubieran renunciado", manifestó.

El Gobierno autorizó en marzo un préstamo de 20 millones de dólares a favor de Enatex, proveniente del Fondo de Desarrollo Productivo, para poder solventar sueldos, aguinaldos y aportes sociales impagos y reactivar la empresa.