Escucha esta nota aquí

Los gritos de “Cotoca dijo No y Cotoca dijo Sí” subieron de tono durante la inauguración del mercado municipal cotoqueño, al que asistió el presidente Evo Morales.

Los seguidores del MAS intentaron opacar el reclamo de las plataformas ciudadanas que asistieron al acto para expresar su descontento por las pretensiones de reelección del jefe de Estado, pese al resultado del referéndum del 21-F, en el que la mayoría votó por el No a la repostulación.

Este ambiente se generó a cinco días del registro de candidatos para las elecciones primarias en las que el MAS pretende inscribir el binomio conformado por Evo Morales y Álvaro García Linera.

El alcalde Wilfredo Áñez (Demócratas) resalta que los gritos se produjeron cuando el jefe de Estado había bajado de la tarima, con lo que desvirtúa que el mandatario hubiese sido correteado, como circuló por las redes sociales. “Es falso lo que están diciendo. El presidente almorzó en la Alcaldía y eso ocurrió cuando ya no estaba en el palco”, afirmó el burgomaestre cotoqueño.

Enfrentados

Para el asambleísta departamental Edwin Muñoz (MAS), esta actitud frente al presidente muestra la “desesperación” de estos grupos, porque los dirigentes de algunas plataformas dejaron las calles para pugnar por curules. “Los gritos contra el presidente no son más que los últimos pataleos de un ahogado y todo lo que han hecho ha servido para fortalecer el apoyo al presidente”.

Por su parte, Adolfo Apodaca, de la plataforma Primero Bolivia, no comparte con movilizaciones “organizadas a última hora” porque no tienen el efecto para lograr que el TSE inhabilite la candidatura de Evo y Álvaro.

“Creemos en acciones concretas, masivas y planificadas, porque el MAS tiene capacidad de movilización”, dijo Apodaca.