“Realmente existe un antes y un después desde que salimos en las páginas de EL DEBER”. Lo dijo Gladys Echenique, una voluntaria que lleva cena a las personas en situación de calle, alimento que salía del dinero que reunían entre los miembros de Calentando Corazones. Las notas publicadas en este diario tocaron las fibras más íntimas de empresarios y personas anónimas y así empezó a darse una transformación. Hoy en día hay alimento, pero también becas para incentivar a que hombres, mujeres y niños dejen la calle y se animen a soñar con tener una vida mejor. EL DEBER celebra sus 66 años revitalizado porque ha venido evolucionando, pero también porque no se ha conformado con brindar información; sino que se ha propuesto construir sociedad.

Con esa misma sensibilidad social que caracterizó a Pedro Rivero Mercado, esta casa periodística empezó los festejos por su 66 aniversario, reproduciendo una antigua costumbre, con gente anónima y compartió el desayuno con los canillitas encargados de distribuir el periódico. El agasajo tuvo tamborita y emuló las madrugadas en que Rosa Jordán de Rivero se aprovisionaba de una gran olla con café y bolsadas de pan para ofrecerles el primer alimento del día antes de salir a gritar a voz en cuello los titulares de EL DEBER.

Más tarde, Pedro Rivero Jordán, director general, recordó con los cientos de miembros de la familia del Diario Mayor todo lo que costó “construir empresa desde la nada, piedra a piedra, pero con cimientos muy sólidos, hasta tener una marca de medios con referencialidad”.

La cofundadora de EL DEBER, Rosa Jordán de Rivero

A su turno fueron desfilando una serie de personajes que llegaron a saludar a este medio. A su vez, líderes del mundo de la política que no residen en el departamento como Carlos Mesa, Luis Revilla, Virginio Lema, Gabriela Montaño, Adriana Salvatierra y Manuel Canelas, enviaron sus videos de salutación porque en 66 años muchas cosas han sucedido en EL DEBER y muchos nos han seguido, prueba de ello son los 17 millones de usuarios únicos que alcanzamos en 2018 y poco más de 350 mil visitas diarias a la página web, cifras que llenan de orgullo y hacen sonreír mirando hacia adelante. También se sumó el alcalde cruceño Percy Fernández con su mensaje: “Hoy EL DEBER cumple 66 años, no es un acontecimiento común, es una alegría para Santa Cruz”.

Por todo esto la familia del Diario Mayor brindó convencida de que está atravesando no una época de cambio, sino un cambio de época, como todos los medios de comunicación y que EL DEBER está liderando esa ola, “transformando sociedad y conectando personas”, como bien lo resaltó Gerardo Pereyra, gerente general.

“Los cambios comunicacionales que se seguirán dando son inimaginables, pero estos nos han fortalecido más aún. Lo estamos haciendo bien, no en balde están los resultados de cuántos nos siguen”, destacó Pedro Rivero Jordán en sus intervenciones.

Y como lo dijo el director periodístico corporativo Tuffí Aré, la tradición de la marca está desafiada por la modernización, tarea en la que todos han puesto su empeño, empezando por los hijos de los fundadores Guillermo, Pedro, Sonia, María del Rosario y Juan Carlos Rivero, así como la nueva generación de la familia.

“Los 66 años de trabajo y de lucha permitieron el logro de que este periódico cumpla hoy 66 años y siga siendo bendecido por Dios”, dijo la señora Rosita y emulando sus palabras esta redacción afirma: “¡Que se vengan 66 años más!”.