Escucha esta nota aquí

Las medidas sustitutivas otorgadas a Zvonko Matkovic Ribera por un tribunal de La Paz movieron parte de la estantería política nacional. El antepenúltimo preso por el caso terrorismo recordó que la intervención al hotel Las Américas, en la que murieron tres ciudadanos, fue parte de lo que el Gobierno llamó “derrota militar” de la oposición regional afincada en Santa Cruz de la Sierra.

Ahora, Óscar Ortiz, uno de los jefes políticos de Demócratas y senador de la extinta República cuando comenzó el caso terrorismo, considera que la posibilidad de que Matkovic cumpla arresto domiciliario es una gran alegría para su familia y aseguró que el caso terrorismo es un proceso injusto, sin fundamentos, un juicio político con pruebas prefabricadas.

“Han hecho sufrir a muchas personas, entre ellas a Zvonko Matkovic Ribera, que ha pasado tantos años en la cárcel injustamente y que aun ahora va a seguir enjuiciado, pero por lo menos en condiciones menos dolorosas con detención domiciliaria”, dijo Ortiz.

Matkovic iba a cumplir el 19 de marzo ocho años de detención sin una sentencia. El año pasado volvió al redil político cuando el exconcejal Leonardo Roca lo propuso como vicepresidente en las elecciones del Comité Cívico en una fórmula que él encabezaba. Al final, Roca se bajó de la elección, pero Matkovic fue elegido segundo vicepresidente. Para Roca, el pedido de Zvonko era justo “para un preso político”. “Ahora estará al lado de su familia y recuperar el tiempo perdido por un encierro injusto. Creo que ahora empieza una nueva etapa, Zvonko es la reserva moral de los cruceños”, dijo emocionado.

José Luis Camacho, presidente en ejercicio del Comité Pro Santa Cruz, cree que los bolivianos nos estamos acostumbrando a celebrar migajas. Dice que ahora queda exigir la libertad irrestricta y sentencia absolutoria no solo para él, sino también para todos los acusados por este caso. Se acordó de Juan Carlos Guedes y de Alcides Mendoza, los últimos dos detenidos por el caso. “Que esto de una vez se acabe para que los cruceños no estemos sometidos por un caso que fue armado”, dijo.

El Gobierno también quiere que el caso acabe, pero espera un final distinto. Según Hugo Siles, viceministro de Autonomías, se espera una sentencia condenatoria “para los que quisieron dividir el país”. “Todo mundo sabe en Bolivia que existió un intento de acción terrorista o de preparación de toda una acción para desestabilizar mediante uso de la fuerza a nuestro Gobierno”, sentenció.  
Para él, la medida con la que se benefició Matkovic es un procedimiento judicial igual que el del expresidente de la Federación Boliviana de Fútbol Carlos Chávez, que consiguió que lo dejaran viajar a Brasil para someterse a un tratamiento contra el cáncer. 

Contexto

El caso terrorismo
Estalló en abril de 2009, luego de una irrupción policial en el hotel Las Américas, que acabó con la vida de tres ciudadanos y la detención de dos más.

Dirigentes
El hecho puso en manos del Gobierno acusar a buena parte de la dirigencia cruceña de un intento de dividir al país.

Enredado
Hay denuncias de extorsiones, el exfiscal que manejó el caso huyó a Brasil y tras casi 9 años  hay sentencias parciales.