Escucha esta nota aquí

El vocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Ramiro Paredes, admitió en entrevista con EL DEBER que festejó su cumpleaños rodeado de militantes del Movimiento Al Socialismo (MAS), no por su voluntad sino a raíz de una invitación que le hizo un amigo de hace más de 10 años.

"No lo voy a negar, esa foto es del 12 de marzo. Efectivamente, tengo un amigo y conocidos en todas las organizaciones políticas y el ser vocal electoral no me inhibe que pueda mantener esa amistad. Asistí y sorpresa mía había gente con esos distintivos (del MAS)", aseveró la autoridad en entrevista con este medio. 

Señaló que "sigue siendo la misma persona" y que "compartir" con gente de cualquier organización política no implica que cambie su comportamiento profesional. "Si me volviesen a invitar, yo volvería a asistir", agregó. 

En la víspera, el diputado de Unidad Demócrata (UD), Amílcar Barral, puso en su página de Facebook las imágenes del agasajo del vocal electoral y anticipó a EL DEBER dos denuncias para que se lo retire del cargo, una ante la Sala Plena y otra en el Ministerio Público. 

Paredes dijo que "no tiene miedo" a las denuncias y que responderá con la verdad y valoró la amistad que tiene con Jaime Choque, exfuncionario de ENATEX y militante del "proceso de cambio". Dijo que "no lo vio por el lado malo". 

"En este momento cualquier acción mía es utilizada con otra intención y tiene el objetivo de dañar mi imagen, lo hace, pero no estoy haciendo proselitismo y es eso lo que pasó, no hay miedo. Solo respondí a una invitación personal". 

El caso de Paredes se suma al alejamiento de la vocal Dina Chuquimia, que retuiteó un mensaje de un candidato del MAS, a las denuncias contra Irineo Zuna por formar parte del Fondo Indígena y jurar con el puño en alto; y a las constantes críticas a Wilfredo Ovando, también visto haciendo campaña por el MAS.