Bolivia

POLÍTICA

El oficialismo sale en defensa de ministros de Salud y Economía

Los dirigentes de cuatro sectores observaron a estos ministros. Los conflictos con los médicos y el caso del Banco Unión influyen

El Deber Hace 12/21/2017 4:28:00 PM

Escucha esta nota aquí

El oficialismo sale en defensa de los ministros de Salud, Ariana Campero y de Economía, Mario Guillén, luego de que al menos cuatro dirigentes de la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam) que participarán este fin de semana en la evaluación del trabajo del gabinete ministerial que presidirá Evo Morales en Villa Tunari dijeron que observarán y criticarán la labor de estos dos dignatarios de Estado.  

El senador del MAS, Erwin Rivero dijo que el gabinete tuvo resultados “favorables”, porque Bolivia fue de los países que más se destacaron de la región por su estabilidad económica.

Tuvimos un crecimiento por encima de la media de los países del continente, y eso es producto de la coordinación y del trabajo que ha hecho los ministros en su conjunto”.

Con respecto a las observaciones a los ministros de Economía y de salud, prefirió ser más discreto. “Esperemos que haya un resultado de las evaluaciones del fin de semana, ahí podremos opinar con mayor precisión sobre estos temas. Pero creemos que avanzamos y respetamos en la capacidad que tiene el presidente Morales para elegir a sus colaboradores en el gabinete”, acotó.

Lee más: Ministros de Economía y Salud, los más resistidos por la Conalcam

El diputado oficialista Elmar Callejas, ante los criterios adelantados por dirigentes de la Conalcam, consideró que “el caso del ministerio de Economía tiene poco tiempo en el cargo, y aún no se puede digerir su trabajo, sólo continuó lo que había hecho su antecesor. Mario Guillén debe mostrar el nuevo camino que lo identifique y no se lo relacione a Arce, a quien cuesta olvidar”.

En el caso de Salud, “no es sólo culpa de la ministra. El conflicto médico arrancó y se prolonga por leyes que salieron del Ejecutivo, y también del Legislativo, entonces es más complejo, no creo que ella tenga toda la culpa en este aspecto”, declaró Callejas.

Su colega opositor Rafael Quispe fue más allá, y señaló que debería renunciar la ministra Campero, “porque lejos de dialogar y dar directrices concretas, le echa más leña al fuego. Hay una ineptitud tremenda”.  Sugirió también sacar al canciller Fernando Huanacuni, porque en vez de construir puentes de diálogo con Chile, dejó que proliferen los insultos contra autoridades del vecino país, “¿con qué moral vamos a pedir diálogo?”, se preguntó.

Por su parte, el diputado de Unidad Demócrata, Wilson Santamaría subrayó que es una facultad del presidente ver a quién pone o quita del gabinete, pero advierte que “lo primero que haría es pedir sugerencias para cambiar a la ministra de Salud, por la falta de conocimiento en su área y experticia en gestión existen un cambio y un golpe de timón en la administración de esa entidad, al igual que en el Ministerio de Defensa, de Trabajo, de Desarrollo  productivo que demostraron no ser buenos administradores y conductores de programas y de proyectos. Respetamos, pero por el bien del país exigimos cambios”.