Los empresarios han venido insistiendo en los últimos días en que el incremento salarial debe ser debatido entre el sector privado, los trabajadores y el Gobierno; sin embargo, este pedido ha sido descartado este lunes por el ministro de Economía, Mario Guillén, quien aseguró que en la toma de esa decisión no participará el empresariado.

A su vez, la Central Obrera Boliviana (COB) realizará, a mediados de abril, un ampliado nacional en donde definirá y enviará al Gobierno un pliego petitorio salarial para la gestión 2018, aunque la dirigencia ya adelantó que este no será menor al 7%.

"Estamos esperando que llegue el pliego de la COB, una vez que llegue el pliego nosotros vamos a formar comisiones, porque no solamente es el tema salarial, sino que son varios temas que ellos siempre mandan en su pliego", afirmó Guillén.

El hombre fuerte de la economía nacional agregó que para esta gestión continuarán usando como base la tasa de inflación (2,71% en 2017) y el incremento salarial estará  por encima de esta cifra.

La semana pasada, el presidente la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Marco Antonio Salinas, advirtió que aprobar este año un incremento salarial superior al 10%, como demandan algunos sindicatos, causaría desempleo, inflación y un eventual decaimiento en la economía nacional.